Quantcast

Coalición Canaria presenta su proyecto de cambio para la capital grancanaria

Coalición Canaria ha presentado este sábado, bajo el lema ‘El momento del cambio’, los ejes de su proyecto alternativo para el gobierno de Las Palmas de Gran Canaria, centrado en poner fin a los problemas de los ciudadanos de la capital, como el empleo precario, las tasas de paro, el desamparo de pymes y autónomos, la desatención a mayores y más vulnerables, la seguridad o la suciedad en la ciudad.

El acto, que ha congregado a más de 300 personas y se ha celebrado en el Mirador de Altavista, ha contado con la participación del secretario general de Coalición Canaria, Fernando Clavijo; el secretario general de Coalición Canaria Gran Canaria, Pablo Rodríguez; la vicesecretaria insular, María Fernández; el portavoz y el viceportavoz del Grupo Municipal de CC en el Ayuntamiento capitalino, Francis Candil y David Suárez, así como con la secretaria insular de Jóvenes de CC de Gran Canaria, Nira Pulido.

Fernando Clavijo puso de manifiesto que este acto es una muestra de los valores que integran a Coalición Canaria y aseguró: «Ante un momento difícil como el que vivimos y frente al olvido del Gobierno de Canarias, el Cabildo insular y el Ayuntamiento, que no paran de mirarse el ombligo, nosotros gobernamos para todos los canarios porque nadie nos dice desde Madrid lo que tenemos o no que hacer. Nuestra fuerza política es capaz de mirar a los ojos a la gente en la calle, ayudarlos porque solo tenemos una razón de existir como organización que es los intereses de los canarios y las canarias».

Por su parte, Pablo Rodríguez ha defendido que para que se produzca «un cambio real» en Gran Canaria es condición que éste se inicie en la capital de la isla. Explicó que el modelo estructural del partido responde a una «isla ciudad» y que en la capital se concentra gran parte de las dinámicas de toda Gran Canaria. «Vamos a la universidad en la capital, al especialista en los hospitales que se encuentran en Las Palmas de Gran Canaria, también es la sede de muchas empresas o desarrollamos nuestro tiempo de ocio. No se entiende un modelo alternativo para Gran Canaria sin que el cambio comience aquí», afirmó.

«El PSOE, Nueva Canarias y Unidas Podemos han tenido seis años para construir un proyecto de ciudad y se ha demostrado que no funciona; ahora toca el cambio». Por ello, anunció que van a dejarse «la piel» en demostrar que «otro modelo de gestión de los recursos públicos es posible para crecer». «No podemos tener la cesta de la compra más cara de España, los peores índices de desempleo, un creciente número de personas que están a la espera de ayudas sociales, que llenarían el Estadio de Gran Canaria, y no disponer de un plan de inversiones que nos coloque en el mapa como si lo tienen otros municipios capitales de provincia de la misma dimensión que esta ciudad; el progreso de esta ciudad debe sentirlo la gente que vive aquí», dijo.

EL CAMBIO DESDE LOS BARRIOS.

Para el portavoz de Coalición Canaria en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Francis Candil, el cambio debe iniciarse en los barrios, «deben estar en el foco de la agenda política porque es donde se desarrolla la vida de los vecinos y donde se concentra el 66% de la población de la ciudad». Abogó por devolver la ilusión a una capital que tiene «un equipo de gestión agotado después de seis años de proyecto fallido, sin ideas nuevas para una ciudad que busca estar a la altura del contexto actual y planificación de futuro», dijo.

El viceportavoz, David Suárez, hizo un breve repaso a la situación de la ciudad en cuanto a los servicios municipales. En este sentido, criticó la falta de limpieza de barrios: «La ciudad está sucia y el alcalde prefiere mantener los contratos caducados y las oposiciones paralizadas, mientras no respeta la sentencia que le dice que debe reincorporar a los 187 trabajadores de limpieza que fueron despedidos».

Además, Suarez reprochó al Ayuntamiento los graves problemas que está generando en materia de movilidad con su apuesta por la MetroGuagua, «una solución que está taponando importantes vías, sin ofrecer alternativa, y sin que aún se hayan construido los aparcamientos disuasorios que han prometido». Asimismo, lamentó que Augusto Hidalgo no se haya sentado a dialogar con los trabajadores de Guaguas Municipales, que el próximo lunes podrían llevar a cabo su primera jornada de huelga por no respetarse sus derechos.

El concejal hizo hincapié también en las «eternas obras que acaban paralizándose o siendo defectuosas», como ha ocurrido con la rambla de Mesa y López o la calle Galicia, donde ha tenido que levantar la vía en varias ocasiones.

El edil arremetió contra los presupuestos participativos, «una gran mentira de este grupo de gobierno, ya que aún no ha ejecutado los de 2018 ni los de 2019», subrayó, y demandó más espacios culturales y juveniles, sobre todo en Ciudad Alta, donde adolecen de ellos, así como mayor seguridad en las calles, debido a los focos descontrolados de vandalismo que se están generando.

UNA CAPITAL «ESTANCADA»

María Fernández, vicesecretaria insular de Coalición Canaria de Gran Canaria, expuso que la realidad es que la capital «está estancada»: «El talento y la innovación no encuentran su espacio; a lo largo de todos estos años no han impulsado proyectos de envergadura que nos coloquen como ciudad atractiva a pesar de que ser la capital de una de las islas más turísticas de Europa. Las alternativas, las potencialidades son infinitas y sin embargo se respira resignación entre la gente. Hoy me gustaría decirles que no hay porque resignarse que el cambio es posible y empieza aquí».

Finalmente, la secretaria insular de Jóvenes de CC de Gran Canaria, Nira Pulido, puso el énfasis en la precaria situación a la que se enfrentan día tras día miles de jóvenes canarios que no encuentran trabajo o a los que les es imposible emanciparse. Subrayó que de los 40.000 parados de la capital, 2.500 son menores de 25 años, lo que supone el 6,25%. Además, indicó que casi la totalidad de los contratos son precarios, lo que dificulta aún más poder emanciparse.

Con todo, Pulido reclamó contratos y salarios dignos para una generación cada vez más formada y mayores oportunidades laborales para los jóvenes; así como que se garantice el derecho de poder acceder a una vivienda a través de alquileres sociales. «Los jóvenes somos el futuro, la fuerza, la garra y la pieza clave para el cambio. En nuestras manos tenemos las herramientas para cambiar el legado que nos dejan quienes nos gobiernan, y ese cambio comienza hoy», dijo.