Quantcast

Cómo hacer un caldo de pollo con media pechuga

Un caldo casero de pollo es una de las recetas más sencillas de hacer, pero también una de las más resultonas. Con tan solo media pechuga de pollo puedes lograr un sabor concentrado y disfrutar de todo su calorcito en estos días de brisa fría. Además de sabroso, este tipo de caldo es muy reconfortante, así que te invito a conocer cómo lo puedes hacer bien sabroso y sin tantos ingredientes.

   

El líquido, la forma de añadirlo es importante

Cuando tengas un par de minutos removiendo todos los ingredientes, vierte el agua. La forma de añadirla es importante y aunque no lo creas, también definirá un sabor más potente para tu caldo aun cuando solo has usado media pechuga de pollo.

Vierte un par de tazas y remueve muy bien el fondo de la olla para de alguna forma “desglasar” todos los sabores que se han concentrado en el mismo. Notarás como el aroma comienza a ser delicioso. Termina de añadir el agua y procede a cocinar el caldo. Cocina por al menos 40 a 45 minutos a fuego medio – bajo. De esta forma los sabores serán extraídos al máximo y el caldo quedará aromático y divino.

Cómo hacer un caldo de pollo con media pechuga
Acompaña el caldo con una pieza de pollo asado y tendrás un plato completo y delicioso. Foto: Pixabay

Cómo disfrutar de este caldo de pollo

Una vez que esté listo, puedes esperar que enfríe y congelarlo para usarlo en algún guiso o cocido. También puedes disfrutarlo así tal cual como un rico consomé concentrado. Añade unos fideos y tendrás un divino plato.

Desmenuza la media pechuga de pollo y utilízala en alguna preparación o si prefieres consúmela junto al caldo. Quedarás enamorado de estos sabores sencillos, pero potentes.