Quantcast

La CUP decide este lunes si presenta enmienda a la totalidad y si sigue negociando Presupuestos

Las Assemblees Obertes Parlamentàries (AOP) de la CUP, que son asambleas territoriales de militantes ‘cupaires’ y de las organizaciones que dan apoyo a la candidatura en el Parlament, votarán este lunes sobre si siguen negociando los Presupuestos de la Generalitat de 2022, o por el contrario, presentan una enmienda a la totalidad.

Esta consulta se produce después de que las Asambleas se hayan reunido para debatir y deliberar sobre el estado de la negociación con el Govern desde el viernes hasta este domingo, tras lo que se abrirá el periodo de votación a las 23.59 horas de este domingo y finalizará a esa misma hora el lunes.

En total se producirán tres votaciones: la primera será sobre si presentan una enmienda a la totalidad a los Presupuestos y no posibilitan su tramitación o si se abstienen, y la segunda, en caso de que voten por presentar enmienda a la totalidad, si prefieren seguir negociando o si «se acaba la negociación».

La tercera votación preguntará a la militancia si, en caso de abstenerse y no presentar enmienda a la totalidad, consideran que el acuerdo con el Govern es «insuficiente para la aprobación definitiva» o si ya están satisfechos con el actual acuerdo.

Las asambleas se reunirán de forma presencial en 13 puntos de Catalunya, además de otra asamblea en el extranjero y otra de forma telemática, y el resultado de sus votaciones se hará público el martes en una rueda de prensa a las 12 horas en el Parlament.

NEGOCIACIÓN CON EL GOVERN

El Govern presentó el martes su proyecto de ley de Presupuestos 2022 y lo llevó al Parlament para iniciar el trámite parlamentario, y lo mismo hizo el jueves con la conocida como ley de acompañamiento de las cuentas; y los grupos políticos tendrán hasta el 22 de noviembre para presentar enmiendas a la totalidad, ya que ese mismo día por la tarde se celebrará el debate a la totalidad en el hemiciclo.

En este proyecto de ley se han incluido algunas de las demandas de la CUP, acordadas en el pacto de investidura con ERC, pero no todas, por lo que la formación anticapitalista ha decidido preguntar a su militancia sobre los pasos que la candidatura popular deberá seguir en el marco de las negociaciones.

Para la deliberación y debate, la CUP ha trasladado un documento de siete páginas a las Asambleas, en el que analizan los acuerdos a los que han llegado con el Govern en algunos ámbitos, así como la falta de compromisos en las cuentas para reflejar lo acordado en el pacto de investidura con ERC.

A lo largo de las negociaciones, pilotadas por el consejero de Economía, Jaume Giró (Junts), la CUP han reclamado que se produjese un giro a la izquierda e independentista del Govern y que se viese reflejado en las cuentas, y han advertido en varias ocasiones que las conversaciones no iban bien.

AVANCES Y ESCOLLOS

En los últimos días, los ‘cupaires’ y el Govern han llegado a una propuesta de acuerdo, en la que la Generalitat se comprometía a retirar las partidas destinadas al proyecto de Hard Rock y a la candidatura a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030, dos iniciativas a las que los anticapitalistas se oponen frontalmente y podían suponer un obstáculo en la negociación.

En concreto, la propuesta del Govern es introducir una disposición adicional en los Presupuestos para dejar por escrito el compromiso del Ejecutivo de no gastar dinero público en el Hard Rock y de no formalizar la candidatura a los JJ.OO. hasta que se celebre la consulta a la ciudadanía, aunque esto no impide que los dos proyectos se acaben llevando a cabo y por eso algunas voces ‘cupaires’ ya han mostrado ciertos recelos.

Otro de los escollos que parece haberse salvado en las conversaciones es sobre la internalización del servicio del teléfono de emergencias 061, a la que se ha comprometido el Govern, y la revisión del modelo de gestión del 112, incluyendo también una eventual internalización; aunque Govern y CUP difieren la cantidad de dinero para Atención Primaria y a qué destinar el incremento de esta partida.

Las políticas de orden público han sido otro caballo de batalla: la CUP exigía retirar las acusaciones particulares de la Generalitat a manifestantes, algo que «por el momento no se ha extendido a la totalidad de los casos pendientes», según los ‘cupaires’, y también han lamentado que no se haya suspendido la utilización de balas de foam por parte de los Mossos, como figuraba en el acuerdo de investidura.

En cuanto a la inversión en vivienda, los anticapitalistas exigían 1.000 millones de euros a los que se comprometió ERC en el acuerdo de investidura, pero la propuesta del Govern no llega a esa cifra y las cuentas prevén 750 millones para este ámbito; y el Ejecutivo catalán tampoco ha aceptado sus propuestas sobre fiscalidad y redistribución de la riqueza.

Los ‘cupaires’ parecen estar satisfechos con las negociaciones en materia de educación, en las que se ha «avanzado bastante», y también celebran que se contemple un plan piloto para la Renta Básica Universal dotado con 4 millones de euros, y que haya un compromiso para desarrollar una energética pública.

LAS OPCIONES DEL GOVERN

Con todos estos elementos, la militancia de la CUP debatirá y decidirá sobre cómo avanza la negociación de unos Presupuestos que por el momento el Govern solo contempla aprobar con la formación anticapitalista, pese a que el PSC y los comuns se han ofrecido a negociarlos.

La presentación por parte de la CUP de una enmienda a la totalidad de las cuentas alejaría la que hasta ahora ha sido la opción prioritaria del Ejecutivo de Pere Aragonès, aunque podría pasar que las Asambleas decidieran presentar la enmienda y a la vez «seguir negociando» las cuentas, una opción contemplada en su consulta.

Solo existe un precedente en el que la CUP haya avalado unas cuentas de la Generalitat y fue en 2017 cuando el Govern de Carles Puigdemont se comprometió a impulsar un referéndum unilateral.

El PSC ha tendido la mano en diversas ocasiones al Govern para pactar los Presupuestos, sin ser correspondidos por la Generalitat; esto se produce en el marco también de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), donde el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos busca el apoyo de ERC para sacar adelante sus cuentas.

Por su parte, los comuns también han abierto la puerta a facilitar la tramitación de las cuentas catalanas, pero han avisado de que presentarían una enmienda a la totalidad al proyecto del Govern si no se ponen en contacto con ellos para incorporar asuntos prioritarios para su formación.