Quantcast

Qué es el miso y cómo se cocina

Cuando se trata de preparar recetas siempre se busca combinar ingredientes que creen ese toque unico, que no sólo mejore el sabor del pato sino que deleité a los comensales, y quieran comer, e incluso regresar por más.

La cocina japonesa es excelente para crear una serie de platillos, a veces tan sencillos pero que logran ambos propósitos y entre uno de sus ingredientes esenciales está el miso, que es esencial en la dieta japonesa.

En el siguiente artículo te enseñaremos de que trata el miso, los tipos que existen, sus beneficios y como debes cocinarlo, así que continua leyendo para que conozcas más de él.  

¿Qué es el miso?

¿Qué es el miso?

El miso, que para los japoneses significa fuente del sabor, es un condimento muy aromatizante y fermentado, que al incluirlo en las comidas añade sabor a las mismas.

Esta pasta espesa es de color marrón, blanco, rojo o amarilla; de sabor salado e incluso amargo, es ideal para usar en las recetas de sopas, sushi y en los aderezos para ensaladas, verduras, salsas, adobos, o al queso de soja derretido.

El miso se originó en china, durante el Siglo VII extendiéndose al Japón y luego en los años 70 a Occidente.

¿Qué contiene el Miso?

El miso se puede hacer de diferentes maneras, entre ellos, el más común es de soja fermentada, pero también existen versiones hechas de: cebada, arroz, sal de mar y otros granos. Dependiendo de ello pueden variar su color y sabor muy ligeramente, y aun así se puede usar de manera indistinta en la elaboración de las recetas.

¿Cuáles son las propiedades del miso?

Al miso durante siglos se le ha considerado un alimento curativo y todo debido a que contiene lo siguiente:

  • Enzimas: que ayudan a la digestión, y aportan carbohidratos, lípidos, vitaminas, minerales y proteínas.
  • Mucha proteína y vitamina B 12.
  • Al no ser pasteurizado suele poseer mayor número de enzimas y fermentos.
  • Vitaminas del grupo A, B, E y ácido fólico.
  • Aminoácidos esenciales y minerales como: el magnesio, calcio y hierro.

¿Cuáles son los misos más conocidos?

¿Cuáles son los misos más conocidos?

El miso puede ser conocido por:

  • Los misos fermentados por largo tiempo:
  • Mugí miso: hecho con soja y cebada, posee un 13% de proteínas, es muy conocido en Occidente por su sabor ni fuerte ni suave.
  • Shiroimiso: es blanco o amarillo a marrón claro, se fermenta por un año y su sabor es más suave.
  • Komé miso: hecho con soja y arroz blanco, de sabor muy suave y hasta dulzón; se consume en verano, durante los climas cálidos. E incluso antes era exclusivo de la aristocracia y de los samuráis.
  • Genmai miso: se hace con soja y arroz integral; que mejora los nutrientes pero logra que el proceso de fermentación sea más complejo, además que su sabor es suave y muy agradable.
  • Los de sabor fuerte:
  • Akamiso o miso rojo: su fermentación es de dos años y tiene un sabor más fuerte que el blanco.
  • Kuromiso o miso negro: su fermentación es de tres años y su gusto es intenso.
  • Hatchomiso: es muy concentrado, salado y proteico; ya que no lleva ningún tipo de grano añadido, pues solo es soja y es el más proteico (20 %). Es ideal para cuando hace frío o nos sentimos muy debilitados.

¿En qué caso es recomendable el uso del miso?

El miso es recomendable que se consuma para:

  • El equilibrar la flora intestinal, en cuanto a las bacterias prebióticas, por las enzimas y fermento.
  • Los casos de diarreas, estreñimiento o mala digestión: acidez de estómago, gases, eructos, por sus enzimas vivas.
  • Enfermedades cardiovasculares por el ácido linoleico y lecitina de soja que posee y disuelven el colesterol en la sangre; evitando el endurecimiento de los vasos sanguíneos.
  • Durante la menopausia, ya que ayuda a combatir los síntomas de sofocaciones y la osteoporosis.
  • Elimina los radicales libres, que aceleran la vejez por su poder antioxidante.
  • Ayuda a la piel por su efecto antioxidante y depurativo.
  • Su consumo no es adecuado, para quienes sufran de hipertensión arterial, por su contenido de sodio, siendo la variante del hatcho miso la más salada.

¿Cómo se debe cocinar el miso?

Los misos blancos, rojos o negros se usan para sazonar el Sushi en el invierno, pues esto permite que se adquiera un tono cálido al paladar, si se vive en un lugar cálido es mejor guardarlo en la nevera.

No se debe hervir, pues, pierde sus cualidades, por eso se añade, al terminar y apagar lo que se cocina; debe ser disuelta una cucharadita en algo de caldo y añadir a la sopa, para luego dejar reposar por tiempo y servir.  

¿Qué miso es mejor comprar?

¿Qué miso es mejor comprar?

Para la compra del miso se debe considerar el color, ya que el blanco y rojo, su sabor es aceptable, pero los de color marrón u obscuro, su sabor es muy fuertes y diferente. Esto quiere decir, que a claro más oscuro el sabor es más fuerte y a muchos le puede parecer desagradable, por eso es recomendable comenzar con los blancos.

El miso se refrigera, así que lo puedes encontrar en las neveras de las tiendas de alimentos naturales y comestibles asiáticos, recuerda que debes comprar inicialmente el de sabor suave y si deseas cambiar después a un sabor más intenso.

¿Cómo usar el miso en la preparación de comidas?

El miso es muy conocido porque se usa para elaborar las recetas de caldos y sopas, ya que este ingrediente aportar un extra de sabor en dichas preparaciones. E incluso en muchas otras más, haciendo que sean más deliciosas como el umami, algunas otras preparaciones donde se usa son:

  • Adobos para marinar carnes, pescados y alimentos como el tofu.
  • Dar sabor al agua de cocción de arroces y pastas.
  • Dar sabor a mantequillas y margarinas que condimentan verduras.
  • Para elaborar patés, salsas y mahonesa, las cuales quedan mucho más sabrosas e incluso si combinamos con humus y además de tahin a la preparación.