Quantcast

El PP dice que derogará la futura ley universitaria

El PP ha dicho que derogará, durante el Pleno del Senado de este martes, la futura ley de universidades, la LOSU, también denominada ‘Ley Castells’, todavía sin haber recibido el visto bueno del Consejo de Ministros para iniciar su tramitación parlamentaria, mientras que el ministro de Universidades ha reclamado llegar a un Pacto de Estado por la universidad.

En una interpelación sobre las consecuencias de la aplicación de las medidas recogidas en el Anteproyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), el senador ‘popular’ Juan María Vázquez Rojas, ha anunciado que el PP derogará esta norma, todavía anteproyecto.

Pero durante su intervención, el ministro Castells ha criticado al senador por realizar esta «amenaza» «antes de tenerla» y ha ironizado: «Si esperan a derogarla, primero tienen que ganar unas elecciones». «Hablemos, por favor, esto es una democracia», ha instado al senador, reclamando asimismo un Pacto de Estado por la universidad y un «último esfuerzo» para llegar a acuerdos.

Precisamente, el tema del consenso, el diálogo y los cambios introducidos en la LOSU han centrado el debate de este martes. El senador del PP ha afirmado que este anteproyecto no ha tenido un «proceso ordenado» sino que se ha ido trabajando en él «sobre la marcha». Y ha reprochado al ministro que sea «capaz de proponer lo uno y lo contrario», en referencia a las modificaciones introducidas en el anteproyecto en varias ocasiones.

El ministro se ha defendido a este respecto, alegando que para la redacción del anteproyecto se ha contado con todos los agentes que conforman la comunidad universitaria y ha destacado el hecho de que la LOSu sea todavía un «anteproyecto»: «antes de que llegue a ser ley tiene otro proceso de consulta y trámite hasta llegar a ustedes, quienes son los que últimamente podrán elegir».

«Esta ley tiene objetivos muy concretos, que están todavía en trámite de consulta y, por tanto, sujeto a cambios, no es un problema cambiar, los anteproyectos son para debatirlos, consultarlos y cambiarlos cuando es necesario hacerlo, cuando no hay suficiente consenso», ha explicado el ministro, que además ha rechazado que la Crue (los rectores) se hayan opuesto a la LOSU. A su juicio, «han planteado problemas y consultas que se han escuchado y que estamos en estos momentos recogiendo y volviendo a cambiar».

En este sentido, el senador ‘popular’ ha recordado al ministro que habló de que «habría ley con consenso o sin él», lo que esto significa, en su opinión, que la futura ley será derogada cuando haya un cambio de Gobierno. «Cuando deje de ser ministro y vaya a su universidad, verá en pretérito los resultados; si avanza en esta ley sin el consenso que necesita, la derogaremos esté usted donde esté», ha advertido.

EXPEDICIÓN DE TÍTULOS EN NOMBRE DEL REY

Durante su intervención, el ‘popular’ se ha referido a la LOSU como una «regresión» para el sistema universitario, una «pobre modificación de la LOU de 2001», criticando algunas de las medidas incluidas en este anteproyecto, como es que los Grados tengan que ser ahora de 240 créditos o que no se especifique que los rectores expiden los títulos en nombre del Rey.

También ha aprovechado para criticar los criterios establecidos en el Real Decreto de creación, reconocimiento y autorización de universidades y centros universitarios, y acreditación institucional de centros universitarios, que son que las universidades deberán disponer de una oferta académica mínima de 10 títulos oficiales de Grado, 6 títulos oficiales de Máster y 2 programas oficiales de Doctorado, y deberán estar representadas en tres de las cinco grandes ramas del conocimiento. «Universidades distinguidas como la de Caltech (Estados Unidos), podría no ser reconocida en España con la normativa que ha aprobado, ¿le parece razonable?», ha cuestionado.

Por su parte, Castells ha desgranado algunas de las medidas que, de momento, incorpora el anteproyecto de ley, así como sus objetivos. Entre ellas, ha destacado que la LOSU persigue conseguir una universidad de calidad, para lo que se quiere facilitar la creación de nuevos títulos, el fomento de títulos interuniversitarios, creación de programas de movilidad y experiencia internacional y la creación de la figura de ‘Profesor Distinguido’ para atraer talento.

Con respecto a conseguir equidad en la universidad, se ha referido a la voluntad del Gobierno de limitar y reducir los precios públicos, la concesión de becas por criterios socioeconómicos o la reserva de un 5% de las plazas para personas con discapacidad en los Másters.

También se ha referido a otras medidas como la obligación de que las universidades destinen un 15% de su presupuesto a la investigación, o el incremento de la participación estudiantil. Respecto a la carrera académica, ha defendido que la LOSU pretende reducir la temporalidad, aumentar el porcentaje de funcionarios a un 55% y establecer medidas para reducir la precariedad del profesorado asociado.

Finalmente, ha respondido a la polémica de que el anteproyecto no recoja que el rector expide los títulos en nombre del Rey. «Siguen insistiendo en la historia de que el Rey no va a expedir los títulos, es una tontería, hay un Real Decreto en vigor de 2010 que establece el procedimiento de expedición de títulos que ya establece que el rector lo hace en nombre del Rey, pero por si acaso lo hemos vuelto a poner, para que no haya ambigüedad», ha aclarado.