Quantcast

Qué es una DANA y por qué cada vez hay más

Los grandes episodios de lluvias torrenciales son muy constantes en la historia climática de España, pero no cabe duda que últimamente se incrementado las lluvias de una manera increíble, y esto se ha observado en la vertiente mediterránea peninsular principalmente.

Todo este cambio climático, conlleva a las nuevas lluvias así como a que bajen las temperaturas, dejando vehículos atrapados e inundaciones en viviendas.

Septiembre comenzó siendo muy otoñal en toda España, y sobre todo por las tormentas que se intensifican en toda la península desde la semana pasada, dejando zonas más afectadas.

Por ello, hace presente una corriente conocida como DANA, que ha de recorrer toda la geografía por varios días, desde la costa mediterránea, se afecta la Comunidad Valenciana y dejando granizados al pasar por Teruel.

Asi que hay que tomar las medidas preventivas de acuerdo a lo arrojado por la AEMET, activando el nivel naranja en Madrid, Guadalajara, Cuenca, Teruel, Navarra y Zaragoza. Pero, ¿Sabes qué es exactamente DANA y por qué ocurre?, pues te invitamos a seguir leyendo y entérate de ello.

¿Qué es DANA?

¿Qué es DANA?

El termino DANA se usa para referirse a un sistema de bajas presiones que se manifiesta sobre todo en las capas medias y altas de la troposfera. Así lo explica a National Geographic el portavoz de la AEMET Rubén del Campo, además aclara que para entender porque se forma es importante fijarse en el chorro polar.

El chorro polar es una corriente de vientos, la cual es muy intensa en los niveles más altos de la troposfera que circulan de oeste a este y que separa el aire polar frío. Este se encuentra situado al norte de esta corriente y del aire tropical cálido, al sur de dicha corriente.

¿Cómo se forma una DANA?

Como mencionamos con anterioridad, para entender a una DANA es importante conocer del chorro polar, el cual por lo general, se ondula, al igual que los meandros de un río. Esta ondulación ocasionalmente es tan intensa que queda estrangulada y desgajada del chorro polar, y es allí cuando surge una especie de gran bolsa de aire frío, que se encuentra rodeada por aire más cálido y da origen a la DANA.

Asi que en resumidas cuentas, esta se forma al desgajarse de la corriente de un chorro en una zona determinada con aire frío, que se rodea con aire más cálido. Por lo general estos fenómenos se desplazan siempre hacia el este (borrasca ordinaria), sino que pueden permanecer estacionadas durante varios días, o incluso moverse opuestamente.

¿Cuál es la diferencias existente entre DANA, gota fría y tormenta?

Muchos creen que estos fenómenos particularmente son términos distintos en cuanto a DANA y gota fría, pero meteorológicamente son prácticamente sinónimos.

La gota fría es una masa de aire desprendida de una corriente muy fría y que baja sobre otra de aire caliente y así produce las perturbaciones atmosféricas; y se origina de la traducción casi literal del término asumido por la escuela alemana.

Ella fue quien bautizo este concepto como kaltlufttropfen, que significa gota de aire frío, así lo explica del Campo, un término que se popularizó en los años 80 del siglo XX en España de manera enorme, y que posteriormente se asoció con cada episodio de lluvias intensas, sin implicación de una DANA o no necesariamente.

Mientras que una tormenta es muy distinta, ya que se trata de una tempestad a escala local, la cual se produce por nubes verticales, llamadas cumulonimbos, en las cuales se originan descargas eléctricas atmosféricas como relámpagos o rayos, que son visibles en su totalidad y que son audible gracias a los truenos, que por lo general genera un sistema nuboso, que se extiende a 10 kilómetros cuadrados.

Estas tormentas duran aproximadamente una hora, de acuerdo a los datos aportados por la AEMET, entonces quiere decir que la DANA permite en gran medida la creación de las tormentas, pero también pueden originarse sin necesidad de estar presente la misma, así lo aclara del Campo.

¿Qué tan frecuente son las DANA en la actualidad?

¿Qué tan frecuente son las DANA en la actualidad?

De acuerdo a un estudio de la American Meteorological Society del año pasado, se detectó un aumento en las DANA, desde el año 1960, hasta la fecha de manera a global.

Geográficamente hablando, en el hemisferio norte, en las zonas más favorables para la llegada de las mimas son: el sur de Europa, la costa este americana, la región de China-Siberia, el nordeste del Pacífico y noroeste de América del norte.

Además de que también se pueden presentar en el hemisferio sur en lugares como: Australia y Nueva Zelanda, extremo meridional de Sudamérica y sur de Asia. Por lo general la DANA ocurre al sur de la corriente en chorro, y allí se encuentra situada España, por ello los episodios de lluvias torrenciales son una constante en la historia.

Las DANA ya forman parte del clima de este entorno y en varias ocasiones causan problemas con las lluvias torrenciales, pero no quiere decir que al ocurrir esto es porque hay una DANA presente.  Las precipitaciones intensas, dependerán también de otros factores como posición, disponibilidad de aire húmedo en la superficie, entre varios más.

Últimamente en el Mediterráneo han sufrido efectos a causa de las grandes DANA, que al aproximarse al sur y este de la península los provoca. De acuerdo a estudios que sugieren que actualmente llueve más en los días de precipitación intensa, que en épocas pasadas, así lo afirma del Campo; algo así como que las lluvias torrenciales suelen ser ahora más torrenciales, sobre todo en la mediterránea peninsular.

¿Cuándo ocurrió el caso más reciente de una DANA?

¿Cuándo ocurrió el caso más reciente de una DANA?

El protagonista más reciente es la borrasca Gloria en enero de 2020, los temporales se catalogaron como históricos ya que batieron los registros máximos de varios fenómenos meteorológicos. Se compararon con  los suscitados en enero de 2017, con  intensas nevadas en el interior de la Comunidad Valenciana y en las provincias limítrofes.

Este fenómeno siguió hasta el verano de 2018, batiendo récord de descargas eléctricas, de acuerdo a los datos suministrados por la AEMET.