Quantcast

Consumo permitirá que supermercados bajen el precio de productos perecederos sin que afecte a futuras promociones

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha avanzado en el Congreso que como medida para luchar contra el desperdicio alimentario se permitirá rebajar el precio de productos perecederos sin que afecte a futuras promociones.

Durante su comparecencia en la Comisión del ramo, el ministro ha señalado que Garzón ha desgranado que esta medida se recogerá en la Ley para la mejora y modernización de las normas de protección de los consumidores que se está tramitando y que va a favorecer la bajada de precios de productos alimenticios cuando se acerca su fecha de caducidad.

Actualmente, la normativa obliga a visibilizar el precio rebajado junto al precio mínimo que el producto haya tenido en el mes anterior. Esto, según Consumo, supone un desincentivo para bajar el precio a productos perecederos porque afectaría a futuras promociones del producto. Con esta medida, según el ministro, Consumo corrige este problema ya que la rebaja no afectará a promociones y, con ello, se estimula esta práctica enfocada a reducir el desperdicio alimentario. Garzón ha asegurado que el sector acoge la medida con gratitud.

En la misma línea, el ministro ha apuntado a medidas de escala mundial y local para aprovechar al máximo los alimentos producidos y ha apuntado a incorporar tecnologías, soluciones innovadoras, nuevas formas de trabajar y buenas prácticas para gestionar la calidad de los alimentos y reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos.

Garzón ha tildado de «insostenible social y ambientalmente» el nivel actual de desperdicio alimentario en España, que supone 31 kilos de comida por persona al año, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Así, el ministro ha recordado que estos datos contribuyen a aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), además de poder tener repercusiones negativas en la seguridad alimentaria, en la disponibilidad de alimentos y aumentar el coste de la comida. Por ello, Garzón ha apostado por la adopción de «enfoques integrados» para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos.

«Con el proyecto de Ley sobre modernización de las normas de protección de los consumidores y el régimen sancionador, el Gobierno dota por primera vez a Consumo de un régimen sancionador frente a los grandes fraudes», ha asegurado el minsitro.

El minsitro ha recordado que las sanciones a las empresas ante los fraudes masivos a los consumidores podrán ser de hasta 1 millón de euros u 8 veces el beneficio ilícito obtenido. La norma prevé incluir en el régimen sancionador las reseñas falsas, la reventa de entradas compradas por bots o la publicidad encubierta en redes.