Quantcast
domingo, 17 octubre 2021 10:56

Adiós al calvario: Djokovic tiene un nuevo enemigo en la pista

-

En ocasiones cuesta creerlo, pero al revisar el palmarés de los mejores tenistas recientes, claro que destacan Novak Djokovic, Rafael Nadal y, por supuesto, que Roger Federer, ese bien llamado «Big 3». Sin embargo, aunque muchos no lo crean en ese grupo había otro jugador de gran carisma, calidad y, sobre todo, mucho tenis; que podría dominar a cualquiera de los otros tres y de hecho les quitó varios títulos, este no es otro que Andy Murray. El británico, que incluso logró posicionarse un tiempo como el número 1 del ránking ATP, realizó la gran hazaña de meterse entre los mejores en tiempos de estos tres gigantes; lo malo es que no pudo mantenerse y todo por culpa de las lesiones.

Desde hace mucho que Murray no es el mismo y sus intentos por volver, con las consecuentes recaídas ya han hecho que todos los aficionados al buen tenis pierdan las esperanzas con él. Tras superar los problemas de caderas, su gran «talón de Aquiles» ya parecía que podría ir regresando poco a poco; pero nuevos dolores y malos resultados presagiaban que podría estar más cerca del retiro que otra cosa. No obstante, los grandes son obstinados y el escocés lo está intentando una vez más. Si en algunos torneos ya estaba dando muestras de mejoría, justo ahora está teniendo sus mejores resultados desde hace años. Sus impresiones son las mejores y poco a poco crece la fe de que en lugar del retiro es el fin de su calvario lo que se acerca. Djokovic está muy lejos en la cima, pero el británico todavía sueña con darle caza.

Murray lo ha pasado mal con las lesiones

La carrea de Murray ha sido espectacular; de hecho, si no hubiesen sido tan descollantes Federer, Nadal y Djokovic, el británico habría copado muchos trofeos. Por supuesto esto también hubiese pasado de no haber existido tantas lesiones. Está claro que las molestias físicas siempre pueden ocurrir, pero es que Murray no paró de sufrir problemas con su cuerpo, sobre todo en su cadera, lo que lo privaba de hacer cualquier movimiento y por supuesto de jugar tenis. En cuestión de dolores solo se podría decir que Del Potro lo ha pasado peor, aunque el escocés si que ha estado cerca.