Quantcast
miércoles, 8 diciembre 2021 7:20

Adiós al calvario: Djokovic tiene un nuevo enemigo en la pista

-

En ocasiones cuesta creerlo, pero al revisar el palmarés de los mejores tenistas recientes, claro que destacan Novak Djokovic, Rafael Nadal y, por supuesto, que Roger Federer, ese bien llamado «Big 3». Sin embargo, aunque muchos no lo crean en ese grupo había otro jugador de gran carisma, calidad y, sobre todo, mucho tenis; que podría dominar a cualquiera de los otros tres y de hecho les quitó varios títulos, este no es otro que Andy Murray. El británico, que incluso logró posicionarse un tiempo como el número 1 del ránking ATP, realizó la gran hazaña de meterse entre los mejores en tiempos de estos tres gigantes; lo malo es que no pudo mantenerse y todo por culpa de las lesiones.

Desde hace mucho que Murray no es el mismo y sus intentos por volver, con las consecuentes recaídas ya han hecho que todos los aficionados al buen tenis pierdan las esperanzas con él. Tras superar los problemas de caderas, su gran «talón de Aquiles» ya parecía que podría ir regresando poco a poco; pero nuevos dolores y malos resultados presagiaban que podría estar más cerca del retiro que otra cosa. No obstante, los grandes son obstinados y el escocés lo está intentando una vez más. Si en algunos torneos ya estaba dando muestras de mejoría, justo ahora está teniendo sus mejores resultados desde hace años. Sus impresiones son las mejores y poco a poco crece la fe de que en lugar del retiro es el fin de su calvario lo que se acerca. Djokovic está muy lejos en la cima, pero el británico todavía sueña con darle caza.

Una recuperación que va muy lenta

Pese a todas esa lesiones, que comenzaron en el 2013 con su cirugía de espalda y se intensificaron en el 2017 con esos problemas de caderas que lo llevaron a un calvario total, Murray no se rindió nunca. En cada una de esas ocasiones trató de volver, incluso logro subirse a la cima una vez más, por encima de Djokovic, Nadal y Federer; el problema es que cada vez su recuperación se hacía más lenta y con cada caída vino una disminución de nivel que se hacía muy difícil de recuperar. Ese proceso para recuperarse tardaba mucho y con eso llegó un momento en el que casi se rindió, hasta que llegó un 2019 esperanzador.