Quantcast

La tercera dosis se aplicará entre esta semana y la que viene en todas las residencias de Aragón

La tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19 se va a poner entre esta semana y la que viene a todas las personas mayores que viven en residencias en la comunidad autónoma, que son unas 15.500, excepto a aquellas que sean positivas en coronavirus. Además, el viernes pasado, primer día que pudo administrarse, ya la recibieron 294 mayores.

Así lo ha explicado en declaraciones a los medios de comunicación la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, que ha acudido a la residencia Romareda de Zaragoza, del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, donde se ha comenzado a administrar esta tercera dosis.

Entre otras personas, la ha recibido Emilia Nájera, la primera que fue vacunada en Aragón el pasado 27 de diciembre. A colación, la consejera Broto ha evidenciado lo siguiente: «Ha cambiado mucho la situación puesto que entonces no pudimos entrar nadie, más que algún medio autorizado; ni yo ni la consejera de Sanidad» y «tampoco pudo salir ningún residente».

Broto ha detallado que, además, ella misma, junto a la directora de la residencia, Cristina Serrano, y otras autoridades, han podido «entrar a ver, con todas las medidas de seguridad, cómo se administraba la vacuna».

La consejera ha enfatizado en que lo importante en la seguridad de las personas mayores, «que tienen menos inmunidad», para añadir que se ha comenzado en las residencias «porque hemos visto que es el colectivo más vulnerable al estar agrupado» y donde se deben evitar los contagios.

La consejera ha recordado que todavía existen brotes de la COVID-19 en estos establecimientos, con 20 abiertos en Aragón, aunque algunos «está a punto de finalizar» y 390 residentes afectados por ellos.

Broto ha explicado que va a ser el personal de los centros de salud el que se acerque a las residencias a vacunar, como se hizo con la primera y segunda dosis, iniciando esta vacunación «masiva» en donde no hay brotes, para finalizar en los que todavía lo tiene activo. «Esperemos que entre esta semana y principios de la siguiente esté terminado el proceso», ha glosado la consejera.

TRABAJADORES

La responsable de Ciudadanía y Derechos Sociales ha aclarado, sobre la vacunación de los trabajadores de las residencias, que antes que darles a ellos esta tercera dosis se haría a las personas mayores que no viven en estos establecimientos.

En todo caso, ha apuntado que un tres por ciento no ha querido vacunarse, a quienes ha aprovechado para animar a hacerlo. «Vemos cómo han cambiado las residencias gracias a esta vacuna» y por eso, por responsabilidad «moral» y «ética», esta ocasión es una «oportunidad» para que se replanteen su inmunización «para proteger a los residentes, a sus familias y a sí mimos».

Por su parte, Emilia Nájera ha declarado a los medios de comunicación que con esta tercera dosis se siente «más segura todavía» y ha reconocido que confiaba en que con las dos primeras se iba «a terminar» la pandemia en España y por eso ha hecho un llamamiento a que «todo el mundo» se vacune.

«Es lo que hace falta porque si nos la ponemos los abuelitos y los nietos no, ahí está» el problema, cuando «esta vacuna es para vivir todo el mundo bien» y «con esa esperanza» se ha de recibir, ha remarcado.

SEMANA DEL PILAR

En otro orden de cosas, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales ha manifestado que está prevista una reunión con el Departamento de Sanidad los días previos a la fiestas del Pilar para decidir si se flexibilizan las medidas en residencias, «que creo que no va a ser así» o hay una restricción de entradas y salidas.

Broto ha subrayado que la decisión dependerá de la situación epidemiológica, para lo que es preciso reunirse en días previos y no antes. «Desde el punto de vista sanitario, queda mucho» aún para saber qué ocurrirá, ha dicho. «Las medidas no se pueden tomar a largo plazo, sino con carácter inmediato, según la situación que tengamos en ese momento», ha sostenido.