Quantcast

Nuggets de pollo: el truco secreto para que se parezcan a los del KFC

Si eres de los que ama el sabor del pollo frito de KFC y cada vez que vas pides para tus niños los más ricos y crujientes nuggets, te tengo excelentes noticias, pues ya tenemos para ti la receta para que el pollo te quede igual al de esta popular cadena de comida rápida, y hoy te voy a presentar como hacer los nuggets para los más pequeños sin que noten ninguna diferencia. Una receta que te va a encantar y que además será mucho más sana para los niños, ya que sabrás exactamente lo que estás llevando a sus platos.

Nuggets de pollo de KFC el secreto mejor guardado

Nuggets

Harland Sanders guardó muy bien los secretos de cada una de las preparaciones que servía en su restaurante KFC. Desde la receta del pollo original tal como él mismo la describía, hasta las de las más crujientes patatas, todas las recetas fueron celosamente guardadas para que la competencia no pudiera apropiarse de ellas.

Los nuggets de pollo no son la excepción; no obstante, cada vez es más fácil obtener los trucos que se guardan con gran recelo en las principales cadenas de comida rápida del mundo. Algo que hace a estas piezas realmente adictivas para los más pequeños de la casa y para los no tan pequeños también, es la consistencia cremosa que tienen al morder, combinadas con una textura crujiente difícilmente de olvidar.

Para alcanzar ese nivel de jugosidad propia de los nuggets de KFC, se prepara una mezcla perfecta de pollo con unos ingredientes que ya te voy a revelar, así que busca un papel y lápiz para que tomes nota y puedas replicarlos en casa.

Así se hacen los nuggets de KFC que tanto te gustan

nuggets

Tal como te venía comentando, la magia del sabor adictivo de estos nuggets se encuentra en la manera perfecta en que se combinan jugosidad y textura. Por lo general cuando preparamos esta receta en casa, procesamos la carne del pollo de tal manera, que este resulta en una masa excesivamente compacta sin nada de humedad.

Para que logres obtener un exquisito plato digno de Harland Sanders, comienza por utilizar ingredientes de calidad. Una pechuga de pollo que esté fresca es la mejor materia prima que puedes aprovechar. Olvídate de procesarla tanto hasta que quede como un puré… La consistencia ideal debe ser la de unos trocitos de pollo muy pequeños que se integran a la perfección inundando su interior de la más rica jugosidad.

Si quieres lograr una consistencia ideal, evita licuar en exceso la proteína y verás la diferencia en el resultado: una delicia de KFC en la sala de tu casa, preparada por ti de manera fácil y rápida.

Prepara la masa de los mejores nuggets

Nuggets de pollo: el truco secreto para que se parezcan a los del KFC

Para comenzar, corta muy finamente 250 gramos de pechuga de pollo y agrégale ½ taza de pan rallado, 2 cucharadas de harina de maíz, 1 diente de ajo triturado, 1 cucharadita de cebolla en polvo, 1 huevo, sal, pimienta, pimentón en polvo, unas gotas de limón, 1 cucharadita de aceite y 1 cucharadita de salsa de soja.

Unifica muy bien toda la masa, para ello puedes licuar un poco y luego terminar de mezclar con una espátula. Debes tener como resultado una masa que puedas moldear fácilmente. Cuando tengas la consistencia deseada, dale forma de nuggets a la masa. 

Toma pequeñas porciones y aplánalas un poco, trata de no hacerlas muy delgadas, pues quedarán muy secas en su interior. También debes evitar hacerlas muy gruesas, ya que corres el riesgo de que queden crudas en el centro, lo cual puede terminar en un episodio desagradable de intoxicación alimentaria o gastroenteritis. Colócalas sobre una bandeja forrada de papel film e introdúcela en el congelador por 1 – 2 horas.

El rebozado, uno de los mayores secretos de KFC

rebozado

Mientras los nuggets al estilo KFC van tomando consistencia antes de freírse, ve preparando el rebozado, el cual terminará de darle el toque crujiente emblemático de esta cadena de comida rápida. 

Coloca en un bol 2 cucharadas de harina de maíz (maicena) y 2 cucharadas de harina de trigo. Añade un poco de agua y mezcla muy bien; el resultado debe ser una especie de crema espesa. Si bien puedes usar un huevo batido, te recomiendo hacerlo con esta mezcla. Este es uno de los mayores trucos que hará que tus nuggets queden muy parecidos a los de la famosa cadena.

En otro bol dispón de 1 taza de pan molido con 2 cucharadas de hojuelas de maíz molidas. El pan molido y las hojuelas trituradas, darán un toque crujiente magnífico. Retira los nuggets del congelador y pásalos por la mezcla del primer bol y luego por el pan rallado. Realiza este procedimiento con cada uno de los que hiciste y colócalos en la bandeja.

Como freír los nuggets

Nuggets de pollo: el truco secreto para que se parezcan a los del KFC

Como has visto hasta ahora, el proceso para hacer los nuggets es bastante sencillo y muy rápido. Ahora solo resta freírlos de la manera correcta para que terminen de ser un plato fenomenal que tus niños amarán.

En una sartén profunda coloca una buena cantidad de aceite. Si bien el aceite de oliva virgen extra es el más recomendado para freír, en este caso puedes utilizar un oliva suave o uno de girasol. La intención es que no aporte sabor al pollo. 

Cuando tengas empanizadas todas las piezas, lleva el aceite al fuego. La temperatura correcta debe ser media. Evita que el aceite se encuentre excesivamente caliente, pues correrás el riesgo de que al contacto queden quemados por fuera y crudos en su interior. Fríelos hasta que estén dorados y retíralos a una bandeja con papel absorbente para retirar el exceso de grasa.

Acompaña estos ricos nuggets al estilo KFC con una salsa ketchup o una espectacular mostaza miel.