Quantcast

Cómo cambiar la bañera por un plato de ducha

Cambiar la bañera por un plato de ducha tiene sus beneficios, pues al quitar la primera , no solo ahorras agua si no que además aprovechas el espacio.

LEA TAMBIÉN: CÓMO EVITAR RESBALARTE EN LA DUCHA O LA BAÑERA

Un plato de ducha ocupa menos espacio, es más práctico y seguro, porque su acceso es más cómodo y fiable, es más rápido de usar y ahorra mucha agua. Así que si buscas seguridad cuando te duches, eres práctico, no te gusta gastar agua de más y te gusta empezar el día con una ducha tranquila y segura, es tiempo de hacer modificaciones.

Además, un plato de ducha es más ‘ecológica’ que un baño, porque en este último se desperdicia mucha agua.

Cambiar la bañera por un plato de ducha

Cambiar la bañera por un plato de ducha

Antes de hacer el cambio de una bañera por un plato de ducha , piensa en la parte práctica y funcional de tu baño. Elige materiales resistentes y de fácil limpieza. Los revestimientos de mala calidad, provocan deterioro general en el aspecto de nuestro baño y en poco tiempo se verá viejo.

Una ducha no es sólo ducharse, también es un poderoso relajante para poner el fin a una jornada llena de estrés. Así que tendrás que elegir muy bien, se recomienda que el plato sea de tu completo agrado y que no sea reducido, de manera que puedas aprovechar correctamente los espacios.

Ahora bien, es necesario que sepas de albañilería y fontanería pues es necesario hacer cambios e instalaciones que requieren procesos delicados. Si no conoces nada de ello, te recomendamos que contactes profesionales en el área para realizar el trabajo.

¿Qué necesitas?

Ten en cuenta que en el cambio de una bañera a un plato de ducha significa vaciar un espacio por lo tanto es necesario colocar azulejos. Así que toma nota de lo que necesitarás inicialmente y a nivel estético.

  • Plato de ducha: elige el que más te guste y se adapte al modelo de tu baño y espacio en el que estaba la bañera.
  • Grifería: escoge alguna que encaje con la estética de tu baño, hay multitud de modelos de grifería para baño así que no te resultará complicado.
  • Azulejos: puedes elegir los mismos que tenías anteriormente o jugar con los diseños y elegir alguno que complementen el espacio o bien rompan con la monotonía.

Materiales a usar para instalar el plato de ducha

Materiales a usar para instalar el plato de ducha

Entre los materiales a usar para la instalación del plato de ducha:

  • Tubería de PVC tanto para grifería como para desagüe
  • Manguitos de cobre
  • Soplete
  • Decapante
  • Maza y pico
  • Mortero y yeso con cubo y paletas para aplicación
  • Llaves inglesas y destornilladores
  • Nivel de burbuja
  • Sierra o radiar para cortar tuberías
  • Silicona y pistola
  • Metro y lápiz para marcar
  • Guantes

Proceso de cambio

Proceso de cambio

Lo primero que se debe hacer para el cambio y cortar el suministro de agua. Debe cortar la llave general del paso del agua. Obviamente, vas a tener que manipular tuberías y verificar que el paso de agua esté completamente cerrado.

Sigue quitar la grifería y el desagüe. Luego que te asegures que no hay rastro de agua, es hora de retirar todo para que trabajes con comodidad. Si tienes flexo para la alcachofa, quítalo primero. Después, con una llave, retira las tuercas de los mandos para sacarlo de la pared.

Retira la bañera. Con un mazo y un cortafríos da golpes a los azulejos que cubren tu bañera. También ten en cuenta que tendrás que quitar el ladrillo que recubre la bañera y los azulejos que queden por encima de los rebordes. Una vez que quede suelta, puedes llevarla a un punto de reciclaje.

Si vas hacer los cambios de diseños, debes quitar todos los azulejos para que estén a juego con el plato de ducha. Si vas a dejar el mismo diseño, solo tendrás que eliminar los que se encuentren en el borde de la bañera.

Ahora tendrás que adaptar las tuberías para la grifería. La grifería de un plato de ducha es siempre más alta que la de una bañera, así que tendrás que adaptar la altura de la toma.

Sin importar si se mantiene el mismo grifo es recomendable que se cambie deposición, de modo que no tengas que agacharte para poder dar el agua.

Toma datos

Debes medir por dónde van a subir las tuberías, así que tendrás que marcar la altura adecuada para dejar el espacio a las nuevas cañerías. Después, tendrás que cortar los codos de la anterior toma de agua con una pequeña radial.

Mide la nueva distancia que tendrá el grifo para poder cortar los nuevos tubos que ascenderán por la pared para ambas tuberías.

Cuadrar el desagüe. Para saber el lugar correcto del nuevo desagüe, coloca el plato de ducha en la posición ideal y haz la señal en el suelo de la nueva posición con tu lápiz marcador.

Mide la distancia e instala el nuevo codo y la válvula de desagüe. Posteriormente, coloque el plato de ducha, fije bien todo lo que debe atornillar.

Una vez que el plato de ducha está colocado es hora de alicatar con los azulejos que hayas elegido. Pon la capa de mortero con la paleta dentada y empieza a colocar los nuevos azulejos.

Limpia los posibles restos y deja secar al menos durante un día. Listo, un plato de ducha instalado.