Quantcast

PSOE resta importancia a la composición de la mesa de dialogo con Cataluña

La portavoz del Comité Organizador del 40 Congreso del PSOE y viceprimera secretaria del PSC, Eva Granados, ha defendido este lunes que la composición de las delegaciones del Gobierno central y de la Generalitat para la mesa de diálogo sobre Cataluña no es «tan importante» como la necesidad de que haya «voluntad de diálogo y de acuerdo», y ha pedido «discreción» para que sean los dos Ejecutivos los que decidan quien se estará en ese foro.

Así lo ha asegurado en rueda de prensa en la sede socialista de la calle Ferraz, al ser preguntada sobre la petición del presidente catalán, Pere Aragonés, para que esa nueva reunión de la mesa que servirá para retomar el diálogo con Cataluña se produzca al más alto nivel, con la participación del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

CON «DISCRECIÓN»

Según Granados, esta es una cuestión que deben abordar con «discreción» las dos delegaciones que en estos momentos trabajan para reanudar la mesa, cuya reunión está prevista para la semana del 13 de septiembre, tal y como acordaron Sánchez y Aragonés en su encuentro bilateral de finales de junio.

«La mesa de diálogo es algo lo suficientemente serio como para que sean los dos Gobiernos los que de manera discreta puedan hablar de cuáles son las composiciones, los calendarios y el contenido de las reuniones. No creo que las declaraciones públicas ayuden al buen fin de un proceso de diálogo», ha argumentado.

En todo caso, la dirigente socialista ha destacado que lo verdaderamente importante es que los dos Ejecutivos afronten esta nueva etapa con voluntad de llegar a un acuerdo, más allá de quiénes se sienten en la mesa.

«Por parte del Gobierno y de los socialistas tenemos la voluntad de que se llegue a buen puerto. Más allá de la composición, la voluntad es que haya diálogo. Vamos a ver quién está en esa reunión, pero no creo que sea tan importante la composición de las delegaciones de cada gobierno como la voluntad de llegar a acuerdos», ha zanjado.

En cuanto a la determinación de Aragonés de volver a llevar a esa mesa de diálogo la celebración de un referéndum de independencia, Granados le ha recordado que la posición del Gobierno y del PSOE sigue siendo la misma. «No creemos que un referéndum pueda solucionar nada, sino que ahondaría en las divisiones», ha reiterado.