Quantcast

CERMI pide que la nueva Ley de Empleo refuerce la dimensión inclusiva con la discapacidad

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha planteado al Ministerio de Trabajo que la nueva Ley de Empleo refuerce la dimensión inclusiva con la discapacidad. La entidad exige crear las condiciones propicias y remover los obstáculos que impiden o dificultan que la inclusión laboral sea real y efectiva.

Así lo ha manifestado la plataforma de la discapacidad en un documento de aportaciones a la consulta pública previa sobre nueva Ley de Empleo del Ministerio de Trabajo y Economía Social en el que destaca que «el empleo es un bien social básico del que ninguna persona o grupo social deberían quedar excluidos».

En este sentido, CERMI recuerda que la población con discapacidad es la «más castigada» con «elevadas tasas de desempleo, muy superiores a los de la población sin discapacidad».

Esta situación, según el CERMI, «solo puede ser revertida con vigorosas políticas públicas de empleo y con legislación general y específica que favorezca progresivamente el acceso al empleo de este grupo de población y que tengan en cuenta la igualdad de trato y la no discriminación.

Por ello, la entidad considera este como un momento «propicio» para vigorizar las políticas de inclusión laboral de las personas con discapacidad y hacer de ello «un objetivo prioritario» de las políticas públicas que quede impregnado en la nueva Ley de Empleo.

Para el CERMI, el empleo de las personas con discapacidad, es fuente determinante de autonomía económica, y base para un proyecto de vida libremente elegido y para la inclusión en la comunidad. Sin embargo, aseguran que el acceso al empleo se da en posiciones precarias y marginales, con una brecha salarial desatada, y con menos derechos y muy frágiles.

PRINCIPALES REIVINDICACIONES

Entre las principales reivindicaciones destaca un «vigoroso marco de protección de los derechos y contra la discriminación en el acceso, permanencia y progreso en el empleo» así como reconocer el papel esencial de la empresa social y de soluciones autogestionadas de personas con discapacidad y de sus Organizaciones sociales representativas.

La plataforma de la discapacidad también exige consideración específica reforzada en las políticas de empleo para las mujeres con discapacidad puesto que las trabas se multiplican en estos casos.