Quantcast

Cómo reducir el consumo de sal

Es cierto que se necesita sal para la vida, pero también es muy cierto que el consumo de sal de forma excesiva es perjudicial para la salud.

Se dice que las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en el mundo. Es sabido que la presión arterial alta es uno de los factores desencadenantes y esta se relaciona con el consumo de sal.

Alrededor del mundo, el consumo de sal sobrepasa la ingesta recomendada, por lo que ha sido asociada con enfermedades cardiovasculares y cáncer.

LEA TAMBIÉN: DORADA AL HORNO: EL TIEMPO Y TEMPERATURA IDEAL PARA HACERLA A LA SAL

La mayor parte de las personas podría asegurar que tiene una ingesta moderada, pero cuando se hace presencia una tensión arterial muy alta. O en caso que haya presencia de un infarto al corazón o a nivel cerebral, es producto de un consumo excesivo de sal.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el consumo máximo de sal debería ser 5 gramos de sal al día. Pero lamentablemente es una cifra que no se respeta en casi ningún país.

Pues muchas personas superan estos índices debido a la cantidad excesiva de sodio que se encuentra presente en una gran cantidad de productos procesados. Estos que suelen ser productos de consumo habitual y que las personas simplemente no toman en cuenta.

La OMS refiere que en promedio, la mayoría de las personas estaría consumiendo entre 9 y 12 gramos diarios de sal. Un índice alarmante y que como organización de salud han manifestado que es necesario la reducción de al menos 30% para resguardar la salud.

¿Cuáles son las consecuencias de un consumo de sal de forma excesiva?

¿Cuáles son las consecuencias de un consumo de sal de forma excesiva?

Resulta que el consumo de sal en exceso si causa daños, aunque muchas personas atribuyan ciertos males o dolencias a otras situaciones. Es cierto que algunas enfermedades se generan a raíz del consumo de sal incontrolable.

Según el especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario del Henares (Madrid) Raúl Sanchón para Europa Press, se ha relacionado el consumo de sal en enfermedades como la osteoporosis.

Asimismo, el doctor expone que también guarda relación con la aparición de cálculos renales, empeoramiento del asma y algunos tipos de cáncer.

Si bien es cierto que la sal es fundamental, también es cierto que no es necesario un consumo de sal excesivo. Ya que los extremos siempre son malos. La sal ayuda a controlar la cantidad de agua de nuestro cuerpo, y la de colaborar en la transmisión de los impulsos nerviosos y en la relajación muscular. Pero es detonante de otros males que lamentablemente afectan de gran manera al ser humano.

La sal es eliminada por el riñón, pero es cierto que hay personas que la retienen por lo tanto se presentan los llamados edemas. Una inflamación que es producto de una acumulación de líquidos, mayormente en las piernas. Esto aparece de forma intermitente y no precisamente tienen una enfermedad cardíaca, renal o hepática.

Es necesario la reducción de consumo de sal

Es necesario la reducción de consumo de sal

De acuerdo al doctor Sanchón, cuando hay exceso de sodio, el riñón no puede eliminarlo y esto ocasiona que aumente el contenido de agua dentro de los vasos sanguíneos. Esto a su vez genera que la tensión arterial se eleve y lo que produce a largo plazo es problemas de infarto o insuficiencia cardíaca. El corazón necesita realizar esfuerzos mayores para mover la sangre, por lo que el consumo de sal si termina siendo grave para el organismo.

Según los Archivos Latinoamericanos de Nutrición, restringir la ingesta de sal es una buena para reducir morbimortalidad. En una revisión que incluyó 68 estudios transversales y 10 estudios randomizados controlados, se estimó que el consumo aproximado de 3 g de sal al día en la población occidental tendría el efecto de prevenir en un 22% las muertes.

Otra revisión sistemática de 31 estudios, concluyó que el consumo de sal restringido por un mínimo de 4 semanas, a 4,4 g/día en personas con presión arterial (PA) elevada y a 4,6 g en las personas normotensas, determinó una disminución significativa de la PA en ambos grupos en relación a la ingesta habitual (37).

¿Cómo eliminar para siempre los altos índices de sal en la cotidianidad?

¿Cómo eliminar para siempre los altos índices de sal en la cotidianidad?

A continuación algunas estrategias que puede aplicar para disminuir el consumo de sal de forma excesiva.

  • Lea las etiquetas. Busque alimentos cuyas etiquetas indiquen sin sal, bajos o muy bajos en sodio o sal, o términos similares.
  • Use sustitutos. Pruebe imitaciones. Marcas bajas en sodio y sin sodio pueden remplazar parte o todo el sodio con potasio e impartir un sabor parecido.
  • Enjuague. Enjuague las verduras enlatadas antes de su consumo. Si las lava bien en agua fría, esto reducirá el contenido de sodio a casi la mitad.
  • Condimente. Use hierbas y especias en lugar de sal para sazonar los alimentos.
  • Opte por comidas frescas. Las frutas y verduras frescas, panes integrales y otros alimentos no procesados son naturalmente bajos en sodio.
  • Coma en casa. Las comidas hechas en casa con moderación siempre serán mejores que las de venta en la calle.
  • Sazone con moderación. Restrinja la ingesta de productos tales como salsa de tomate, mostaza, salmueras, aceitunas.