Quantcast

Buñuelos de manzana: esta es la variedad ideal para hacer la receta de la abuela

Los buñuelos de manzana pertenecen a ese repertorio de recetas tradicionales que son emblemáticas en las diferentes cocinas del mundo; y si bien son disfrutados en millones de hogares, no se sabe con exactitud en que lugar comenzó su tradición. Todo apunta a que fueron los árabes quienes llevaron esta deliciosa masa frita al menú español, ya que para el siglo XVI, los árabes apostados en Granada los consumían con frecuencia.

La comunidad árabe disfrutaba especialmente los buñuelos de agua miel; una masa frita que se bañaba en miel hirviendo y que se consumía con gran placer. Diferentes versiones de buñuelos han surgido con el transcurrir de los años; y en lo que respecta a los tradicionales de manzana, estos han trascendido fronteras y se han convertido en los favoritos de algunos países de Latinoamérica.

Son variados los rellenos que pueden emplearse para rellenar los buñuelos; desde un dulce de leche casero hasta las frutas más frescas o confitadas pueden utilizarse de manera perfecta. Lo que hace sumamente deliciosos a los de manzana es precisamente la combinación de sabor y textura entre la masa y la fruta.

Una masa esponjosa, rica y aireada, el emblema de un buen buñuelo

masa

Una de las características más emblemáticas de los buñuelos es la esponjosidad de la masa. La combinación perfecta de harina, huevos, leche y azúcar, da lugar a una mezcla aireada que al freírse termina dorada y con un interior suave y delicioso.

Con apenas un poco de levadura, se garantiza que la masa quede mucho más aireada, lo que termina siendo el principal atractivo de los buñuelos y al mismo tiempo lo que le juega en contra. Esta rica receta tradicional queda muy buena cuando está recién hecha; sin embargo, a medida que avanzan las horas, su calidad va mermando.

Para hacer la masa de manera perfecta, solo basta con separar las claras y las yemas de 2 huevos, y batir las yemas con 75 gramos de azúcar. Añadir 2 cucharadas de vino moscatel, 200 gramos de harina, 235 ml de leche, una pizca de sal y una cucharadita de levadura. Una vez integrados todos los ingredientes, el paso final es incorporar las claras batidas a punto de nieve y las manzanas.

Una masa realmente sencilla de hacer y que permite el más divino de los resultados. Los buñuelos de manzana son toda una delicia cuando la masa queda bien aireada, pero sobre todo cuando se utiliza la manzana ideal para hacerlos con el más dulce sabor tradicional.

Las manzanas, la fruta perfecta para rellenar los buñuelos

manzanas

Si bien pueden estar rellenos de los más ricos manjares, los buñuelos quedan más divinos, tradicionales y perfectos cuando se les rellena con manzanas. Tradicionalmente esta fruta es cortada en pequeños cuadros y se integra a la masa completamente para finalmente freírla.

Sin embargo; también hay quienes cubren la manzana cortada en rodajas para posteriormente freírlas. Ahora bien, sea cual sea la forma en que cortes las manzanas, la combinación de estas con la masa es simplemente estupenda. 

Las manzanas son muy saludables y recomendadas como frutas de consumo diario; además, gracias a su textura y su sabor, combinan de forma perfecta con la esponjosidad del buñuelo. Esta fruta es crujiente y fresca, lo que la hace toda una tentación a la hora de comerlo. 

La mejor manzana para preparar los buñuelos 

Buñuelos de manzana: esta es la variedad ideal para hacer la receta de la abuela

Dependiendo del tipo de manzana utilizada, será el sabor final del buñuelo. Existe una gran variedad de manzanas; unas quedan muy bien en ensaladas, otras quedan perfectas para hacer un rico y nutritivo salmorejo, y por supuesto están otras que son las soñadas para hacer unos espectaculares buñuelos.

Hay tres tipos de manzanas que quedan perfectas en los buñuelos gracias a su dulce sabor. 

La manzana Fuji es divinamente dulce, incluso muchas personas comparan su dulce sabor con el de la miel. Sin lugar a dudas utilizar esta manzana te dará como resultado unos buñuelos dulces y deliciosos. Además, al ser tan dulce, usando esta manzana puedes reducir un poco la cantidad de azúcar a utilizar. 

En cuanto a la manzana Gala, aun cuando también es dulce, su textura es muy seca; por esta razón, es preferible usar la Fuji o e en dado caso la manzana Golden; la que, aún tratándose de una manzana crujiente, es bastante dulce; y es la consentida para hacer tartas y cocciones con masas.

Por su parte la Red Delicious, Pink Lady y Granny Smith, pertenecen a las variedades de sabor más ácido y fresco, por lo que están recomendadas para ensaladas y preparaciones crudas, como el más divino salmorejo de manzana.

Si deseas un resultado realmente dulzón y divino al hacer tus buñuelos, escoge la variedad Golden y no te arrepentirás; pues su combinación de dulce con su crujiente textura las hace definitivamente la consentida.

Para unos buñuelos de manzana perfectos, es necesaria la cocción perfecta

Buñuelos de manzana: esta es la variedad ideal para hacer la receta de la abuela

Tal como te comentaba en la forma de hacer la masa esponjosa y aireada, puedes elegir agregar la manzana cortada en pequeños cubos, o cortarla en rodajas. Si eliges la primera opción, integra 100 gramos de estas cortadas en pequeños dados antes de añadir las claras batidas a punto de nieve.

En caso de preferir cortarlas en rebanadas, disminuye la cantidad de leche empleada a 75 ml solamente para que la masa quede más densa. De igual forma, no será necesario batir las claras aparte de las yemas. Corta rebanadas de manzana y pásalas por la masa para freírlas en abundante aceite.

Al momento de freír, utiliza aceite de girasol para no dar un sabor fuerte a los buñuelos; de igual forma, este debe estar caliente, de esta manera se garantiza un acabado crujiente y esponjoso. Si viertes los buñuelos de manzana en el aceite frío, la masa irá hasta el fondo y absorberá demasiada grasa. 

Apenas estén dorados llévalos a un plato con papel absorbente y espolvorea con azúcar pulverizada y un poco de canela. Quedarán sencillamente espectaculares como los de la abuela.