Quantcast

La AICA impone 269 sanciones por incumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria

La Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) ha llevado a cabo 866 inspecciones en el primer semestre del año y ha impuesto 269 sanciones por incumplimientos de la Ley de la Cadena Alimentaria, por un importe de 467.424 euros, según el informe presentado este miércoles.

En concreto, el 13,7% de estas sanciones están motivadas por la falta de indicación expresa en los contratos de que el precio pactado entre el productor primario y su primer comprador cubre el coste efectivo de producción. Se trata de un tipo de infracción nueva que se introdujo en el Real Decreto 5/2020 de medidas de reforma de la Ley de la Cadena.

De las 866 inspecciones realizadas en ese periodo, 600 se produjeron en el sector de cereales, seguido del cárnico (166), vino (36), lácteo (31), frutas y hortalizas (14), aceite de oliva (12) y sectores industriales (7). En total se controlaron 1.288 relaciones comerciales, mientras que se recibieron 38 denuncias.

El motivo más frecuente de las sanciones es el incumplimiento de los plazos de pago (67% del total), infracción que se concentra en el sector mayorista, mientras que el 56% de las sanciones impuestas recae sobre el sector de frutas y hortalizas, seguida del aceite de oliva (19%) y el lácteo (17%).

Desde su entrada en funcionamiento en 2014, la AICA ha realizado 5.450 inspecciones y ha recibido 396 denuncias, que han devenido en la imposición de 2.743 sanciones por un montante total de 12,3 millones de euros. Algo más de la mitad de las infracciones (53%) corresponden a incumplimientos de los plazos de pago.

SE REFORZARÁ SU PAPEL CON LA REFORMA DE LA LEY DE LA CADENA

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha querido resaltar la labor de la AICA que es «fundamental para el establecimiento de unas relaciones comerciales justas dentro del sector agroalimentario».

Planas ha anunciado que este organismo verá reforzado su papel en la reforma de la Ley de la Cadena, actualmente en tramitación, y se dotará de nuevas competencias, entre las que se incluirán facultades resolutivas.

Desde su creación en 2014, la AICA se ha consolidado como referente en las labores de inspección y control de la cadena alimentaria, «actuando siempre con rigor y eficacia», según ha indicado Planas, durante la inauguración de la reunión del Consejo Asesor del organismo.

En la segunda fase de la modificación de la Ley de la Cadena, que se encuentra actualmente en tramitación parlamentaria, se va a ampliar la relación de prácticas comerciales prohibidas y se va a reforzar la capacidad negociadora de todos los eslabones de la cadena, especialmente de aquellos más débiles, para que se produzca una verdadera igualdad de condiciones.

Planas ha explicado que la AICA se va a ver reforzada con más funciones y más competencias en su labor de control en la nueva Ley de la Cadena. Así, se convertirá en la autoridad de ejecución encargada de establecer y desarrollar el régimen de control de cumplimiento de la ley, en coordinación con las comunidades autónomas, y tendrá además facultades resolutivas para imponer sanciones por infracciones en materia de contratación alimentaria -hasta ahora se limita a proponer-.