Quantcast

Croquetas: el sustituto del huevo para un rebozado de escándalo

¿Cómo te sale el rebozado de las croquetas? Ya sabes que este capa cobertora es clave en el resultado de tu receta y ha de quedar crujiente y uniforme, pero ¿y si te dijéramos que ya no te hace falta el huevo para rebozar tus croquetas?

Si quieres quitarte las calorías del huevo o simplemente eres alérgico no tienes por qué renunciar a tan apreciado plato. Hoy en QUÉ! te ofreceremos un elemento sustitutivo para realizar tu rebozado que hará que no te acuerdes del huevo para nada.

EL TEMIDO REBOZADO

Los alimentos rebozados tienen normalmente fama de ser menos sanos. Esto se debe, básicamente porque el rebozado suele implicar fritura, lo que aumenta el número de calorías y el aporte de grasas del alimento. Si vigilas los ingredientes, sin embargo, podrás cuidar este aspecto.

Para hacer unas croquetas más saludables puedes optar por prepararlas en el horno, como ya te explicamos aquí, o por sustituir el huevo de su rebozado. Este suele servir de adhesivo para el pan rallado o la harina y al freírlo crece hasta dar esa forma costra tan característica del rebozado, pero hay otras maneras de conseguirla.

Lo que más engorda es el rebozado.