Quantcast

Cecosa quiere aplicar un ERE, que afectaría a 35 trabajadores

CCOO ha apuntado que la Compañía Europea de Cospeles (Cecosa), con participación de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre al 50%, quiere aplicar de forma inmediata un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 35 personas de las 66 que componen su plantilla.

Cecosa se dedica a la fabricación de cóspel, una pieza metálica que, una vez producida, se envía al país que corresponda para su posterior acuñación por cada casa de moneda.

Según ha señalado CCOO en un comunicado, a finales del mes de junio de este año, la gerencia de la empresa comunicó a los representantes de los trabajadores este ERE.

Además, según el sindicato, para aquellos que no se vean afectados por el mismo, se insta a la aplicación de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), así como un descuelgue salarial que dejaría sin efecto el convenio de empresa y cuya intención es la de igualarse al actual convenio sectorial.

CCOO ha resaltado que desde hace años viene advirtiendo tanto a la dirección como al consejo de administración «de la pésima gestión que se está realizando, llevando a una compañía que no tiene competencia en el país y participada al 50% por la Casa de la Moneda, a la situación actual».

También ha criticado que se vaya a dejar «en el ostracismo» a otra parte de la plantilla, «con una bajada salvaje de sus condiciones salariales y laborales».

«A partir de aquí, o la empresa junto con sus accionistas cambian su posición de aplicación del ERE y empiezan a hablar de soluciones concretas e imaginativas, abordando un plan industrial que genere un cambio que garantice el futuro, o tendrán a CCOO y a los trabajadores en contra», ha dejado claro el sindicato.

De hecho, ha apuntado que se convocarán las movilizaciones que sean necesarias, «empezando por una concentración el día 26 de julio, de 11 a 13 horas en la puerta de la Real Casa de Moneda y Timbre».

Para CCOO, «la Casa de la Moneda debe velar como accionista paritario por la continuidad de la empresa y de los trabajadores, proporcionado seguridad en el empleo».

«Una entidad pública española con intereses en el sector y en los resultados de la empresa, debe participar en la solución del conflicto», ha pedido, tras destacar que entiende que el ERE «no es la solución a la mala gestión».