Quantcast

Pimientos asados: el secreto para que no se te quemen al horno

Tener pimientos asados en casa siempre aligera las cosas a la hora de estar en apuros. Con unos pimientos asados puedes darle sabor y color a cualquier plato, hacer unas tapas súper veloces o darle un toque justo de sabor y color a la carne, el pescado o a una ensalada.

Completamente versátiles en la cocina, los pimientos se preparan de las más diversas formas: rebozados, rellenos, en ensaladas y en guisos; en los que añade un sabor distintivo y muy agradable. Unos huevos revueltos adquieren un sabor gourmet si les añades un buen pimiento y ni hablar del gustico que le otorga al rico gazpacho.

El sabor de los pimientos combina con absolutamente cualquier preparación culinaria, por lo que tenerlo al alcance de la mano en toda ocasión es sumamente válido.

Los pimientos asados acompañan a la perfección platos en todo el mundo, por esta razón cuando decidas hacer unos pimientos asados, puedes escoger comprar una buena cantidad y tenerlos conservados en aceite listos para utilizar en el momento que los necesites.

Existen diversas formas de asar los pimientos: a la parrilla, en el microondas o sobre la estufa, sin embargo la manera en la que mayormente se les prepara es en el horno. Para asarlos en el horno sin que se quemen hay varios secretos y trucos que puedes emplear para obtenerlos con el toque justo y el sabor inigualable que buscas.

Los mejores pimientos para asar al horno

Pimientos

Los pimientos los encuentras de diferentes colores y tamaños y todos son perfectos para preparar asados. Sin embargo muchas veces es recomendable utilizar los morrones. Los morrones tienen la particularidad de ser más dulzones y carnosos, por lo que su sabor es exquisito a la hora de usarlos para añadir sabor y color.

Lo mejor es optar por pimientos que estén maduros y sobre todo que se muestren sanos, firmes, sin ningún cambio de color o textura en su superficie y con una piel brillante y lisa.

Indistintamente del tipo de pimiento que elijas, de hecho puedes escoger de varios colores;  es de suma importancia que los selecciones del mismo tamaño, solo así garantizarás una cocción uniforme y evitarás que algunos resulten quemados.

Unos pimientos de calidad serán garantía de un resultado maravilloso. Para asarlos solo es necesario añadir aceite, por ello la importancia de una buena materia prima.

Pimientos asados en el horno sin quemarse

Pimientos asados: el secreto para que no se te quemen al horno

Una vez que hayas elegido los pimientos a utilizar, solo necesitas aceite de oliva virgen extra, la bandeja para el horno y listo. ¡A hornear!

Ingredientes

pimientos

Preparación

pimiento

1.- Enciende al horno a 200°C.

2.- Engrasa con aceite de oliva virgen extra la fuente o bandeja en la que asarás los pimientos.

3.- Acomoda los pimientos sobre la bandeja sin que queden amontonados.

4.- Vierte un chorro de aceite sobre los pimientos y cubre con tus manos toda la superficie de estos de manera pareja.

5.- Introduce la bandeja en el horno y hornéalos por un tiempo aproximado de 25 a 35 minutos. 

6.- Cuando haya transcurrido la mitad del tiempo de cocción, dales la vuelta ayudándote con unas pinzas. (Es importante hacer esto con cuidado para evitar que se rompan y destilen sus jugos)

7.- La piel de los pimientos debe lucir arrugada y es posible que quede ennegrecida en algunas zonas. Esta será la señal para saber que están perfectamente cocidos.

8.- Si tu horno cuenta con un gratinador potente, puedes colocar la bandeja en la parte superior; eso sí, cuidando que no queden muy pegados, ya que pueden resultar quemados. 

Los trucos para que los pimientos no se te quemen al asarlos al horno, serían entonces los siguientes:

  • Elige pimientos del mismo tamaño para que ninguno se sobrepase en la cocción.
  • Evita colocarlos en la parte superior del horno, si tu gratinador es muy potente, de hacerlo de esta manera vigila muy de cerca la cocción.

Pelar perfectamente los pimientos

pelar pimientos asados

1.- Apenas retires los pimientos del horno, tapa la bandeja con papel de aluminio o introdúcelos en una bolsa hermética para que suden y la piel pueda ser retirada con facilidad.

2.- Espera que los pimientos estén fríos. No es necesario que se encuentren completamente fríos, pero si tibios y con las manos limpias procede a retirarles la piel.

3.- Puedes aliñarlos como desees; eso sí aprovecha al máximo los jugos liberados durante la cocción. Puedes añadirles ajo finamente picado, vinagre y sal.

4.- De haber preparado una gran cantidad, puedes guardarlos en frascos correctamente esterilizados y te durarán meses.

5.- Si planeas utilizarlos en los próximos días, puedes conservarlos cubiertos en aceite dentro de un envase hermético en la nevera.

No pierdas la oportunidad de tener siempre en tu despensa un frasco con pimientos asados, con lo rico que combinan con los alimentos serán una tentación a la que no te podrás negar.

Pimientos asados, deliciosos y también saludables

Pimientos asados: el secreto para que no se te quemen al horno

Los pimientos son muy bajos en calorías y muy ricos en agua, el 92% del pimentón es agua, por lo que resulta un aliado excelente de la buena salud. Son ricos en vitamina A y C, así mismo contienen buenas cantidades de vitamina B2 y B3. El contenido de vitamina C, es de hecho superior al de las frutas cítricas.

Aun cuando el morrón rojo es deliciosamente dulzón su índice glucémico es realmente bajo; por lo que, pueden de hecho ser consumidos por pacientes diabéticos.

Tienen un efecto depurativo, laxante y diurético gracias a su alto contenido de agua, potasio, betacaroteno y fibra. Los pimientos son ideales para quienes siguen un régimen alimenticio hipocalórico; ya que brindan un poder saciante y contienen capsaicina que contribuye a la liberación de los jugos gástricos para facilitar la digestión.

El consumo de pimientos está recomendado para todas las edades, solo está contraindicado para las personas con úlceras estomacales o hemorroides; sin embargo, es importante aclarar que esta contraindicación es solo para el consumo de los pimientos picantes.
Entérate también de cómo puedes asarlos de forma perfecta sin necesidad de horno.