Quantcast

Un acusado de abusar sexualmente de una menor con discapacidad lo niega

Un acusado de abusar sexualmente de una menor con una discapacidad reconocida del 48%, J.R.V.I., lo ha negado, mientras la niña ha asegurado que este hombre le realizó tocamientos en su vivienda de Vigo.

En una vista celebrada este martes en la sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en la urbe olívica, el procesado ha explicado que conoció a la menor a la salida de un supermercado en 2017, así como que en dos ocasiones posteriores esta se presentó en su portal asegurando que un hombre mayor la perseguía.

Por ello, él ha manifestado que le permitió entrar en su vivienda con el objetivo de identificar al varón que la seguía desde su balcón. No obstante, ha señalado que no observó a ninguna persona, por lo que facilitó su número de teléfono a la niña con el objetivo de su madre se pusiese en contacto con él para explicarle lo ocurrido. Finalmente, ha relatado que «rompió la relación personal» con esta menor «al ver que la madre no lo llamaba».

Sin embargo, ha remarcado que «jamás» intentó abusar sexualmente de ella o quitarle la ropa cuando esta accedió a su vivienda, pero ha reconocido que ambos se comunicaron a través de una aplicación de mensajería móvil. Aunque ha indicado que observó que la menor presentaba dificultades para expresarse, ha afirmado que lo achacó a que ella le aseguró que «era rusa».

Mientras, la niña ha indicado que este hombre «le ofreció ‘chuches'» y la invitó a su vivienda, donde le dijo que guardaba muñecos. Además, la menor ha detallado que accedió en varias ocasiones al domicilio de este hombre, donde ha apuntado que él intentó quitarle la ropa y le realizó tocamientos en la zona genital y los pechos pese a que ella «no quería».

Por su parte, una ginecóloga que examinó a la niña ha descartado que se produjese un episodio de penetración y ha resaltado que no observó que esta presentase una erosión en la zona genital, aunque ha indicado que de haberse producido tampoco podría ser perceptible dado que la evaluación se realizó dos meses después de los supuestos hechos.

RELATO «CREÍBLE»

Las psicólogas del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) que evaluaron a la niña han considerado «creíble» su relato, en el que aportó «muchos detalles del contexto», como las características de la vivienda del procesado. Además, han subrayado que su retraso madurativo dificultaría que pudiese hacer referencia a aspectos sexuales como los relatados y han considerado «difícil» que pudiese crear falsos recuerdos.

En cambio, un profesional que ha comparecido a petición de la defensa ha cuestionado el protocolo aplicado para la evaluación de la menor, a la que se realizaron preguntas sobre lo sucedido, dada su dificultad para elaborar «un relato extenso».

Asimismo, la madre de la niña ha destacado que descubrió conversaciones mantenidas por su hija con el acusado a través de una aplicación de mensajería instantánea y sospechó que ella «podía ser manipulada». Posteriormente, ha precisado que la menor le contó que él le había realizado tocamientos, por lo que procedió a interponer una denuncia.

Adicionalmente, la psicóloga del centro al que asistía la niña en ese momento ha precisado que se reunió con ella junto a la directora después de que la madre les avisase de lo ocurrido. Así, ha afirmado que la menor, que presenta «una limitación del desarrollo cognitivo» y un carácter «infantil», mantuvo «la misma versión» durante varios encuentros en los que se le preguntó sobre los supuestos hechos.

La tutora de la niña también ha resaltado que esta se encontraba «destrozada emocionalmente» y «tenía miedo» de ingresar en prisión dado que creía que ella había obrado de modo incorrecto.

La Fiscalía había pedido seis años de prisión para el procesado por la supuesta comisión de un delito de abuso sexual sobre menor de 16 años, así como la medida de libertad vigilada durante cinco años.