Quantcast

Ortega Cano, inseparable de Ana María Aldón tras la polémica entre su mujer y su hermana Conchi

Demostrando una vez más su carácter conciliador, José Ortega Cano entraba telefónicamente este lunes en ‘Ya es mediodía’ para intentar poner paz entre Ana María Aldón y su hermana Conchi después de que su mujer estallase contra la peluquera por asegurar que la mujer de su hermano no les había cogido el teléfono para saber cómo estaba el diestro tras la operación de corazón a la que fue sometido la semana pasada.

Así, después de que la gaditana acusase a Conchi de mentir y asegurase que no entiende la inquina que tiene contra ella la hermana de su marido, Ortega Cano decidía intervenir públicamente, explicando que el desencuentro entre dos de las mujeres más importantes de su vida se debía a un malentendido. Y es que la peluquera se habría confundido al marcar el número de teléfono, creyendo que estaba llamando a su cuñada o a su hermano cuando en realidad no era así, y por eso Ana María no tenía ninguna llamada perdida en su móvil.

Un paso al frente con el que el viudo de Rocío Jurado ha intentado poner fin a la polémica entre su hermana y su esposa, de la que no se separa en ningún momento en los últimos días, demostrando que en nada ha afectado a su matrimonio que Conchi acusase a Ana María de no haberle querido coger el teléfono.

Intentando continuar con su día a día al margen de este comentado desencuentro, hemos visto a la colaboradora y al torero abandonando muy serios su domicilio. Y es que, cansado de estar en el ojo del huracán mediático Ortega Cano ha decidido no hablar más y ha dado la callada por respuesta tanto a las palabras de su hermana Conchi negando que tenga envidia de nadie y que se encuentra muy mal tras lo sucedido, como a las memorias de Rocío Jurado que ha escrito Jesús Mariñas, cuestionando la sexualidad de la chipionera. Unas afirmaciones que, como ya han anunciado tanto su hija, Rocío Carrasco, como su viudo, piensan poner en manos de la justicia.