Quantcast

Cómo hacer un pastel de leche griego bonito y delicioso

Todos amamos un buen postre, y aprovechando el tiempo en casa, nos podemos dedicar a probar cosas nuevas. Si ya has probado con el bizcocho de leche, ahora debes hacer este pastel de leche griego.

De Grecia con todo su esplendor

Este pastel de leche griego, llamado Galatopita en su país de origen, es mucho más sencillo de lo que en principio pudiera parecer, y una forma muy original de presentar unos ingredientes a los que estamos más que acostumbrados y tan fácil como hacer el conocido yogur griego cremoso.

La combinación perfecta

La combinación perfecta

Traducido al inglés como Ruffled milk pie (pastel arrugado de leche), combina a la perfección la cremosidad del flan con el delicioso y delicado crujiente de la masa filo.

Ingredientes del Pastel de leche griego

  • Masa filo, 250 g
  • Leche, 400 ml
  • Huevos, 3
  • Azúcar, 125 g
  • Limón, monda
  • Esencia de vainilla, 1 cucharadita
  • Canela en rama, 1
  • Mantequilla, 80 g
  • Azúcar glas, 25 g

Preparación del Pastel de leche griego

1: Hornear la masa filo

Antes de nada precalentamos el horno a 175ºC, con calor arriba y abajo.

En un cuenco derretimos la mantequilla aproximadamente 1 minuto en el microondas,  bajar un poco la temperatura, parar a mitad de tiempo y remover. Yo suelo taparla con un trozo de papel de cocina por si acaso, si se calienta demasiado puede explotar y provocar un pequeño y sucio desastre en nuestro microondas.

Con la ayuda de un pincel engrasamos el molde con la mantequilla derretida.

Extendemos en la mesa la masa filo y pincelamos la primera lámina con un poco de la mantequilla. La arrugamos a lo largo como si fuera un acordeón o un abanico, sin pararnos mucho, no tiene que quedar perfectamente doblada, simplemente con la mantequilla por fuera para no engrasarnos todas las manos y ya está.

La enrollamos sobre sí misma y la colocamos en el centro del molde. Seguimos con el resto de las hojas, pincelando y arrugando, y podemos ir colocándolas alrededor de la primera o formando pequeños círculos por todo el molde, queda precioso de ambas formas, una gran flor, o un ramillete de flores. En cuanto hagas un par ya le coges el truco y acabarás en un periquete.

Metemos en el horno 10 minutos, quedará crujiente y ligeramente dorada.

2: Preparar la mezcla para la crema de leche

Mientras tanto calentamos la leche en un cazo con la monda de limón, una rama de canela y una cucharadita de esencia de vainilla. Cuando empiece a hervir bajamos un poco el fuego y al cabo de un minuto retiramos.

Batimos los huevos en un bol junto con el azúcar, y le añadimos la leche, a la que le hemos retirado la rama de canela.

3: Pasar la mezcla de la crema al molde

Vertemos esta mezcla en el molde, por encima de la masa filo, y metemos nuevamente en el horno, pero sólo con calor abajo para que cuaje pero no se queme la masa filo, a 175ºC, durante 20 minutos, comprobando que esté cuajada pinchando con un palillo y que éste salga limpio.

4: Servir el pastel de leche griego

Cuando esté fría la espolvoreamos con azúcar glas con ayuda de un colador para que quede mejor repartido, y servimos.

Un gran visual

El resultado es espectacular, muy rica y muy vistosa, pero ya ves que muy sencilla de preparar. El momento del corte es sorprendente, un crujido que dejará a todos intrigados y expectantes, y finalmente agradecidos y deseosos de que les paséis la receta

Consejo

La masa filo es una masa que viene en muy muy finas láminas, no es una masa sencilla de hacer en casa, muy laboriosa y delicada, así que es preferible comprarla en el súper cada cierto tiempo.

La maravillosa masa filo

La maravillosa masa filo

La masa filo es una masa empleada en la gastronomía del Oriente Medio, del Magreb, de Turquía, de Armenia y de los Balcanes, y que se caracteriza porque se extiende en hojas muy delgadas, casi translúcidas.

Ingredientes

➤ 1/2kg. de harina

➤ 1 cucharada de aceite de oliva

➤ 1 clara

➤ 1 cucharada de vinagre de alcohol

➤ 1 cucharadita de sal

➤ agua tibia cantidad necesaria

➤ Almidón de maíz (fécula, chuño)

➤ Manteca (mantequilla) clarificada

Preparación

Es una masa que se caracteriza por el estirado que debe ser tan fino como si estuviésemos mirando a través de él.

Para que se facilite la tarea del estirado se emplea almidón de maíz en forma abundante.

Y se superponen pequeños bollos de masa intercalando entre uno y otro abundante almidón de maíz. Esto nos permite ir estirando de a tres juntos facilitando bastante la labor.

Se pone en un bol la harina junto con la sal. Se hace un hoyo en el centro y se incorpora el aceite de oliva, la clara y el vinagre. Se va tomando la masa con agua tibia hasta que tome consistencia de masa.

La masa debe quedar con la textura necesaria como para poder estirarla fácilmente.

Una vez terminada se trabaja bien hasta que quede lisa y homogénea. Se divide en bollos de aproximadamente 50 a 60 gramos cada uno. Se dejan descansar tapados con un paño y en un lugar cálido durante media hora.

Luego se toma un bollo y se aplasta un poco sobre almidón de maíz. Se realiza lo mismo con dos bollos más. A continuación se superponen los tres bollitos, separándolos entre sí con abundante almidón. Y se comienza a estirar los tres juntos con el palote, hasta que la masa quede casi transparente.

¿Cómo congelar la masa filo?

También se puede congelar espolvoreando cada hoja con abundante almidón de maíz. Luego se apoya sobre papel manteca y se arrolla junto con una hoja de nailon (papel plast).

Se mantiene durante mucho tiempo y para descongelarla se pone en la parte baja del refrigerador hasta que esté en su punto justo para poder estirarla.

Tiene una ventaja importante que al ir formando las capas no importa si éstas se rompen ya que se unen sin problema.