Quantcast

El desayuno perfecto: así puedes hacer croissants caseros y comerlos recién hechos

Muy conocido por todo el mundo, un bollo de mantequilla llamado croissant, ideal para acompañarnos en nuestros desayunos diarios y hasta en las meriendas de las tardes y compiten con los deliciosos bollos suizos.

Puede ser rellenado con ingredientes dulces, como el chocolate; y por ingredientes salados, como el queso. Definitivamente, los croissants van absolutamente con todo y son los mejores acompañantes para tu café.

En otros países, los croissants llevan nombres diferentes como cachitos, cuernitos, cangrejos y medialuna. La receta del croissant es procedente de Austria y es elaborado con una masa de hojaldre que lleva levadura junto con mantequilla. Aquí podrás aprender la receta de los tradicionales croissants, pero también podrás realizarle variaciones que vayan con tus gustos si así lo deseas.

Variaciones de los croissants

Variaciones de los croissants

Una de estas variaciones podría ser reemplazar la mantequilla por la margarina o agregarle un relleno al croissant de los muchos que le van bien a este bollo de masa de hojaldre, como crema pastelera, chocolate, mermelada y dulce de leche. Una de las maneras de las que más gusta al público es cuando está relleno con chocolate y a los pequeños de la casa les encanta para sus meriendas.

Es bien sabido lo versátil que es el croissant, por lo que también es rellenado utilizando ingredientes salados, como los embutidos, vegetales y queso. Estos que tienen rellenos salados son los adecuados para comer en las mañanas junto con los clásicos croissants que no contienen relleno.