Quantcast

Crême brûlée: la receta infalible para que te salga espectacular

Si hablamos de cocina francesa, es imposible restarle importancia a su historia. Platos como el quiche lorreine, la vichyssoise, la sopa de cebolla, el Ficelle Picardeo o la tartiflette, honran por completo su fama. Ahora, si nos adentramos en sus recetas dulces, el famoso brioche es uno de los mejores y junto a este clásico, otro postre en esta categoría es la Crême brûlée, que se codea con la riquísima tarta de yema tostada.

Un postre muy codiciado

Un postre muy codiciado

Pocos postres son tan aceptados en el mundo como la Crême brûlée. Su cremosidad combinada con su textura crujiente es un aliciente más que suficiente para convertir este postre en uno de preferidos en los menús de los restaurantes y queremos enseñarte como hacerla para que te salga deliciosa.

La Crême brûlée es un postre cuya traducción literal del francés es crema quemada, y no es más que una crema a base de leche, huevos, azúcar y vainilla que es muy parecida a la crema catalana, con pocas variaciones llega la Crême brûlée, hasta nuestros días como un placer irresistible, y además muy fácil de preparar.

Origen de la Crême brûlée

Origen de la Crême brûlée
Creme brulee in the pots on the wooden board

Se cree que el inventor de esta receta fue un cocinero llamado Massialot, quien la publicó en el año 1691. La tradición dice que el Duque Felipe de Orleans, cuando era pequeño, entraba seguido a la cocina por curiosidad y muchas veces se quejaba con quien era su cocinero François Massialot, diciéndole que la crema se le enfriaba.

Este decidió hacer un cambio para que la crema dure más tiempo caliente, para eso colocó una plancha caliente sobre la crema, pero el azúcar se caramelizó y la crema siguió fría.

Sin embargo, al pequeño duque le pareció una variante muy rica y decidió popularizar la receta en toda la corte. Sin embargo, la suya es una adaptación de diferentes recetas precedentes, por lo que el origen de la Crême brûlée es más antiguo. Este postre requiere varias fases para su preparación.

La Crême brûlée es un postre con mucha historia. Se considera que la primera mención de la Crême brûlée en Francia fue en el libro de cocina “Nouveau cuisinier royal et bourgeois”. A pesar de esto, hay quienes la consideran una adaptación francesa de un postre español, el cual mencionamos anteriormente y es la crema catalana.

Esto puede deberse a que también era costumbre la preparación de este postre en la Cataluña francesa y en la región de Languedoc. Otros piensan que se trata de un postre originario de la cocina inglesa que, debido a su buena fama, fue acogido por sus vecinos los franceses.

La verdad es que sea cual sea la historia real, la Crême brûlée es una delicia gastronómica muy fácil de preparar y que cualquiera puede hacer en casa.

Ingredientes que necesitas para preparar la Crême brûlée

Para 4 personas:

  • 4 yemas de huevo
  • 500 ml de nata líquida para montar o crema de leche. Si la deseas más ligera, 300 ml de nata y 200 ml de leche entera
  • 70 gr de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 vaina de vainilla o una ramita de canela
  • Azúcar para quemar

Paso a paso de la preparación de la Crême brûlée

Sigue estos pasos y los consejos para que te salga espectacular.

Paso 1

Ponemos la nata (o la mezcla de nata y leche) en un cazo, junto con las semillas de la vainilla y también la vaina, o la canela si así lo prefieres. Durante unos 10 minutos, calentamos a fuego bajo, teniendo cuidado de que no hierva. Luego, retiramos del fuego y lo dejamos reposar por lo menos media hora.

Paso 2

Encendemos el horno a 160° C y colocamos dentro una bandeja en la que entren todas las cazuelitas. Servimos 2 o 3 dedos de agua en la bandeja para que se vayan calentando con el horno.

Paso 3

Después de que la nata ha reposado, la colamos para retirar la vainilla o la canela. En un bol, batimos el azúcar, las yemas y la pizca de sal hasta que tenga una crema espumosa. Luego, agregamos la nata poco a poco, sin parar de batir, hasta que todo esté integrado.

Paso 4

Colocamos la crema que hemos preparado en un cazo y la cocinamos a fuego medio, sin dejar de remover, hasta que empiece a espesar. Esto llevará alrededor de 3 o 4 minutos.

Paso 5

Servimos la crema en las cazuelas, y las ponemos en la bandeja con agua que tenemos dentro del horno. El agua debería llegar hasta la mitad de las cazuelas.

Paso a paso para hornear la Crême brûlée

Paso 1

Ponemos en el horno la bandeja con las cazuelas (que teníamos precalentado a 160°C durante 10 minutos). El horno debe estar caliente cuando metemos la Crême brûlée. Horneamos durante 30 minutos.

Paso 2

Sacamos la bandeja del horno y dejamos que se enfríe la crema encima de una rejilla. Incluso podríamos prepararla el día antes. Eso sí, no debemos meterla a la nevera hasta que no este fría por completo.

Paso a paso para realizar el quemado y la presentación de la Crême brûlée

Paso 1

Cubrimos cada Crême brûlée con una o dos cucharadas de abundante azúcar, y con un soplete o quemador de cocina quemamos la superficie hasta que el azúcar se dore. El punto de tostado del azúcar es a gusto, lo que importa es que el azúcar se caramelice formando la capa delgada y crujiente que protegerá la crema.

Paso 2

Dejamos que el caramelo se enfríe y solidifique, y listo, a disfrutar de este postre lácteo tradicional francés y de su característico crujido que produce la cuchara cuando rompe el caramelo. ¡Un verdadero placer gastronómico!

¿Con qué puedo acompañar la Crême brûlée?

La Crême brûlée se debe consumir fría o a temperatura ambiente. Puedes aromatizarla si no te gusta la canela o la vaina, la vainilla con algún licor. Es una receta realmente deliciosa y muy fácil de preparar, además de ser perfecta para una sobremesa de categoría.

 Puedes animarte a preparar la Crême brûlée en casa, es una crema quemada muy buena y lo más probable es que después de probarla, no dejarás de prepararla.