Quantcast

Cómo hacer un pan relleno de espinacas, huevo y tomate

Se trata de un pan acompañado de huevo tomate y espinaca, dos vegetales de gran valor. En esta ocasión, te presentamos de qué  forma hacer una receta muy práctica, nutritiva y deliciosa. Veamos paso a paso la mejor manera de desarrollar este plato. Y, cabe resaltar, que uno de sus mayores atractivos es que necesitarás poco tiempo para elaborar esta exquisitez.

Rico pan relleno de espinacas, huevo y tomate

Rico pan relleno de espinacas, huevo y tomate

Si combinamos un pan con queso fundido, un huevo, algo de tomate y otros vegetales podemos conseguir diversos desenlaces. Sin embargo, esta vez el resultado será un platillo agradable para todas las edades, útil para las primeras horas del día, como merienda y perfecto para la cena.

Su encanto reside en la facilidad de su elaboración y en ofrecer distintas posibilidades mediante la variación de algunos ingredientes. Por ejemplo, es posible variar el panecillo a utilizar, esto implica desde piezas redondas de tipo hogaza –no muy altos preferiblemente– hasta alargados de tipo baguette.

Asimismo, es posible variar alguno de los ingredientes originales utilizados para el relleno. Su preparación es en el horno. Por último, una pequeña advertencia: “no dejéis que el pan se nos queme por fuera”. En fin, como ya hemos dicho, las variaciones son muy amplias en este caso.

Son bienvenidos el jamón, pollo asado, salsa boloñesa, escalivada, piña, cebolla, berenjena o pimiento. Tan solo, revisa tu nevera y añade elementos, luego al horno y a la mesa. Buen apetito. Cierto que cada ingrediente le dará un sabor diferente a este manjar. Sus combinaciones nos harán recordar otros platos, lugares o estaciones del año.

Calabaza, champiñones, manzanas asadas, remolacha, salsa bechamel, chorizo, panceta, carne, zanahoria, miel, cebolla caramelizada, sobrasada o queso de Mahón-Menorca son infinitas las alternativas. La idea es mezclar con equilibrio diferentes elementos de sabores y texturas, suaves y duros, débiles y fuertes. En todo caso, siempre mantener la presencia del queso, el pan y la porción de vegetales.

Una advertencia antes de empezar. Se deben evitar alimentos que suelten demasiada agua, pues su presencia convertirá al pan en una esponja y el contraste de los ingredientes en este plato es fundamental. Una manera de evitar estos percances consiste en saltear o pasar por el horno a los ingredientes que posean esta característica.

Prepara un suculento pan relleno de espinacas, huevos y tomate

Prepara un suculento pan relleno de espinacas, huevos y tomate

Ingredientes para el pan relleno de espinacas, huevos y tomate (receta para dos personas)

  • 2 panes grandes, con la forma de tu preferencia (largo, redondo o cualquier otra).
  • 150 gramos de tomate tipo cherry o tipo pera.
  • 100 gramos de espinacas frescas.
  • ½ cebolla grande pelada.
  • ½ diente de ajo.
  • 2 huevos.
  • ½ cucharada de hojas de albahaca (más un puñado de hojas enteras para adornar).
  • 75 gramos de queso provolone troceado muy fino o rallado.
  • Un poco de aceite de oliva.
  • Pimienta negra molida, al gusto.
  • Sal, al gusto.

Opcional:

  • Guindilla al gusto.

La preparación:

La preparación:

Primer paso

Picamos la cebolla con corte en Juliana, luego la ponemos en una sartén para dorarla a fuego medio con muy poco aceite de oliva. Cuando dore le añadimos el ajo picado en finas láminas, después incorporamos los tomates enteros. Le colocamos la sal al gusto, la pimienta negra y si lo deseamos, la guindilla.

Segundo paso

Cocemos todos estos ingredientes a fuego medio durante unos diez minutos, al punto que los tomates logren explotar y evaporar buena parte de su jugo, la meta es lograr una suerte de salsa. Al final, cuando todo esté cocido agregamos las hojas de albahaca picadas. Retiramos del fuego y colocamos en un envase aparte. En seguida, en la misma sartén, añadimos las espinacas y las salteamos durante un par de minutos o hasta que reduzcan su tamaño.

Tercer paso

Tomamos los panes y con la ayuda de una puntilla o cuchillo pequeño, les abrimos –con sumo cuidado– una cavidad con la forma que queramos, principalmente redonda o cuadrada. Este espacio tendrá la profundidad y solidez pertinente para que el fondo del pan pueda resistir a la presencia de los ingredientes que colocaremos allí. Luego, con una cuchara podemos ayudarnos, le quitamos la miga al pan hasta contar con el área apropiada para colocar la cantidad de relleno.

Cuarto paso

Tomamos el relleno y lo vaciamos en la base interna de los panes, cumpliendo con el siguiente orden: en el fondo, situaremos la salsa a base de tomates; seguidamente, le ubicaremos encima una capa de espinacas; ahora, añadiremos el queso provolone de modo uniforme. Y casi para concluir, colocaremos el huevo como ingrediente terminal. Agregamos un poco de pimienta y sal al gusto.

Quinto paso

Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 180 grados centígrados. Y finalmente, colocamos el pan sobre una bandeja y lo llevamos al horno por unos diez a quince minutos o hasta que el huevo adquiera la cocción deseada.

Sexto paso

Al verificar que el huevo cuenta con la consistencia apropiada sacamos del horno nuestro plato. De inmediato, esperamos un poco, lo necesario para que repose y los decoramos con el puñado de pequeñas hojas de albahaca fresca sin cortar. ¡Y listo!  Lo servimos y disfrutamos bien caliente. Las espinacas del medio harán perfecta combinación con el resto de los sabores.

¿Sorprendente? Un plato tan sencillo y tan sabroso. Puedes doblar los ingredientes e invitar a más personas. Por otro lado, es posible comerlo como plato principal o como acompañante. Muy sencillo, de verdad, al extremo que su dificultad, puede considerarse como media. En todo caso, en mucho menos de treinta minutos estarás degustando de esta maravilla.

Consideraciones de importancia

Consideraciones de importancia
  • Esta receta aunque contenga espinacas y otras hortalizas, no es apta para veganos o vegetarianos.
  • No contiene –salvo excepciones y gustos– ningún tipo de frutos secos.
  • Incluye porcentajes de gluten. Por este motivo, las personas con intolerancia a esta proteína no deben comerlo.
  • Igualmente, posee porcentajes de lactosa. Por lo cual, las personas con intolerancia a este componente tampoco deberían consumirlo.