Quantcast

Los catalanes tienen una imagen “sobredimensionada” de la inmigración, según un estudio

Los catalanes tienen una imagen “sobredimensionada” de la inmigración, según un estudio impulsado por la Fundación Acsar: consideran que la población migrante en Catalunya representa el 29,3% del total, pero en realidad es el 16,2%.

Con todo, el trabajo indica que la ciudadanía de Catalunya “no percibe la inmigración como una problemática a resolver” y muestra que casi la mitad de la población considera aceptable el número de personas extranjeras residentes en Catalunya, según un comunicado este lunes.

El ‘Baròmetre d’Opinió de l’Observatori de les Migracions a Catalunya’ ha sido realizado por la empresa Takticom, con la colaboración de la consultora Instrategies, a partir de 1.006 entrevistas telemáticas entre el 1 y el 10 de marzo de 2021.

Según el estudio, la mayor parte de la ciudadanía catalana acepta relacionarse de manera cotidiana con personas de origen migrante -más del 40% lo hace diariamente- y valora positivamente su impacto cultural y económico.

Generalmente, dice el trabajo, la sociedad catalana “no responsabiliza a la población migrante de los problemas económicos” y considera que tanto las administraciones públicas como la misma sociedad catalana son responsables de lograr una integración.

Un 70,8% de los encuestados considera que la inmigración aumentará en los próximos años, un 24,7% cree que se mantendrá igual, y un 4,4% piensa que disminuirá; y casi la totalidad de los encuestados se muestran a favor de la llegada de nueva población migrante.

La mayoría se muestra también partidaria de la regularización de la población migrante que lleva años viviendo en Catalunya, así como de acoger personas solicitantes de asilo y refugio, y de desarrollar acciones de inclusión con los menores no acompañados.

DIFERENCIAS SEGÚN EL ORIGEN

Con todo, el estudio indica que, aunque “la población encuestada muestra simpatía por todas las personas migrantes”, existen diferencias según su lugar de origen, y se detecta mayor simpatía por los colectivos más similares culturalmente.

Así, según una escala del 0 al 10 según la simpatía que los encuestados dicen tener por los migrantes, los extranjeros procedentes de la Unión Europea reciben la mejor nota (8,15), seguidos de los norteamericanos (7,54) y sudamericanos (7,06).

A media tabla, prácticamente empatados con la población de Sudamérica, los extranjeros de origen asiático y centroamericano reciben una puntuación de 7,04 y 7,02, respectivamente, según la simpatía que sienten los encuestados.

Finalmente, los colectivos que reciben una puntuación más baja por parte de los encuestados son los formados por personas de origen subsahariano (6,59) y del Magreb o Marruecos (5,48).