Quantcast

Cómo hacer los verdaderos alfajores patagónicos (mejores que los de Masterchef)

Convertido en el rey de los memes, Alex Caniggia el participante de Masterchef transformó una receta simple, aparentemente, en un desastre culinario. Por eso, hoy te traemos cómo hacer los verdaderos alfajores patagónicos (mejores que los de Masterchef) y te garantizamos que te quedarán excelentes si sigues al pie de la letra estos consejos.

Los alfajores de Alex para el reto, debían haber estado constituidos por una deliciosa masa suave con frutos rojos y delicado baño de chocolate, pero dado que se negó a leer la receta y se empeñó en hacer su propia versión, estos no resultaron ser precisamente un éxito ni una innovación, sino todo lo contrario, una catástrofe culinaria.

Lo que le pasó a Alex

Lo que le pasó a Alex

En el programa, pudimos ver como se expandió de más la receta en el horno; y también, el dulce estuvo muy pasado de punto, y para colmo, la cobertura fue impresentable; como resultado, ya todos vimos que quedó en la cuerda floja y lo que nos presentó a jueces y público fue tan malo, que las redes explotaron en cientos de memes y burlas.

Una receta casera de alfajores

Una receta casera de alfajores

Pero nosotros nos hemos empeñado en que, dadas las circunstancias, aprendamos a realizar bien estos alfajores, pues nos hemos quedado con las ganas de hacerlos y comerlos correctamente; así que, entre tantas, hemos escogido una receta casera que muestra el prototipo o los más culturalmente aceptados; y todo para ayudarte a hacer síntesis, por si te quedaste con las ganas después del programa, buscando en Google las verdaderas recetas.

Por cierto, que algunas de ellas están tituladas como los más alfajores de los alfajores, así que vamos a tratar de hacer lo más perfectamente posible la descripción del procedimiento, de tal manera que sean los resultados tan alfajores, como los más alfajores.

La golosina argentina más comida en los recesos colegiales

La golosina argentina más comida en los recesos colegiales

A nuestro parecer, una receta bien elaborada para alfajores argentinos no resulta lo que se dice fácil, pero dado que probablemente sea la golosina más consumida en los patios de los colegios argentinos, debe valer el intento hacerla correctamente y de paso, reconocer que, en ese país, debe ser del conocimiento de la mayoría de los que saben cocinar.

Según muchos, las tapas son el gran problema en sí de la elaboración, pero se prefiere que queden esponjosas y suaves, como un delicioso sueño; y aunque la cobertura o el baño de chocolate no es un proceso complicado, es bueno que probemos con distintos tipos para ir variando e innovando.

Los alfajores son rellenos de dulce de leche; y es que no podría ser de otra manera; y muchos prefieren prepararlos también con maicena; pero bueno; lo que si es necesario aprender es el procedimiento, y detallar perfectamente los ingredientes para que no fallemos un sabor ni un solo paso tampoco.

Ingredientes para el baño

Como dijimos antes, no tiene nada de complicado, pero, para que te quede una cobertura perfecta, deberás utilizar chocolate de cobertura semiamargo en una cantidad de 250 gramos o un cuarto de kilo; y manteca de cacao en una proporción de 60 a 80 gramos.

Ingredientes para el relleno

Hablamos que necesariamente debe ser hecho a base de dulce de leche, es lo más original y apropiado; así que rellenaremos con dulce de leche y ron en cantidades necesarias; siendo la idea el saborizar el relleno con el ron y recordarles que es para adultos esta versión y no como golosina para niños.

Ingredientes para la masa

  • 50 gramos de miel
  • 100 gramos de almidón de maíz o maicena
  • 500 gramos de harina todo uso o “cuatro ceros”
  • 200 gramos de manteca o mantequilla
  • 40 gramos de extracto de malta
  • 200 gramos de azúcar granulada
  • 5 gramos de bicarbonato de amonio
  • 5 gramos de bicarbonato de sodio
  • 20 gramos de cacao amargo
  • 2 huevos enteros
  • 50 cc de agua
  • Ralladura de la concha de una naranja y un limón
  • Esencia de vainilla un chorrito
  • Una pizca de sal

El procedimiento meticuloso

Describamos lo más detalladamente que se pueda los pasos; así que vamos a comenzar a blanquear con una batidora la manteca, el azúcar y la miel; a esta mezcla que estamos blanqueando la perfumamos con las ralladuras que salieron del limón y la naranja, el poquito de vainilla y también en este momento podemos agregar la pizca de sal; luego, a esta mezcla le vamos a incorporar los dos huevos de uno en uno y seguimos batiendo hasta integrar completamente.

El paso siguiente sería el tamizar los ingredientes secos, es decir, la harina, la maicena o fécula de maíz, el cacao amargo y los dos bicarbonatos; y hay que aclarar que el bicarbonato de sodio está tomado aquí como el polvo de hornear, por lo que puedes sustituirlo como tal; y ya tamizados, se agregan a la mezcla que está batiéndose hasta alcanzar una masa homogénea.

Esta mezcla ya homogeneizada se coloca en el mesón y se termina de unir y dar forma con las manos, y procedemos a dejarla que se enfríe; lo que significa dejarla reposar en el refrigerador un buen rato; y una vez fría, la estiramos hasta obtener un grosor aproximado de 5 milímetros para proceder a cortar las tapas.

A este nivel debemos precalentar el horno a una temperatura de 180°C y procedemos a cortar las tapas en círculos de 5 centímetros de diámetro aproximadamente, colocándolas en la bandeja engrasada o cubierta de papel de hornear; ya, por último, llevamos las tapas al horno y cocinamos por 10 minutos, luego del cual retiramos, dejamos enfriar en una rejilla y procederemos a rellenarlas.

El punto final

Las tapas ya frías las unimos con el dulce de leche que previamente hemos aligerado con el ron; y vamos uniéndolas tipo sándwiches y reservamos; luego nos queda bañarlos en chocolate, para lo cual, lo habremos de derretir en baño de maría, uniendo el chocolate con la manteca de cacao; y ya tenemos la cubierta con la que vamos envolviendo cada uno de los alfajores; que dejaremos enfriar para luego consumir después de 48 horas, como dato especial para que adquieran un mejor sabor.