Quantcast

Cómo se usa un extintor

Un extintor es un cilindro de acero que contiene un agente, valga la redundancia, extintor de incendios a presión.

Es un sistema de protección activa contra incendios y cuenta específicamente con un dispositivo para prevenir el activado accidental. Es decir debe ser deshabilitado antes de que el extintor sea usado.

Lea TAMBIÉN: CÓMO RENOVAR LA LICENCIA DE CAZA POR INTERNET

Lo que significa que al abrir la válvula, el agente comenzará a salir por la manguera y esta debe estar dirigida a la base del fuego.

Básicamente el extintor fue diseñado para ser utilizado por una sola persona y cuyo mecanismo de impulsión bajo presión de un gas o presión mecánica, logra lanzar el agente y apagar el fuego.

Sobre la variedad, se dice que hay muchos tamaños y modelos plenamente diseñados para el lugar que lo requiera. Ya sea para empresas, salones de clases, estudios y hasta vehículos.

Hay una gran variedad, algunos son plenamente para automóviles y otros son más grandes que van en un carro con ruedas. El contenido varía desde 1 a 250 kilogramos de agente extintor.

¿Cómo surgió el extintor?

¿Cómo surgió el extintor?

De acuerdo a la historia, el extintor fue un invento de un capitán llamado William George Manby, quien tuvo la idea de crear un equipo que aplacara y apagara el fuego de forma efectiva. Es decir un instrumento que permitiera apagar un fuego de forma inmediata , con sencillez y rapidez.

Se dice que la idea le surgió a George tras observar un poco de incapacidad por parte de un grupo de bomberos de Edimburgo. Quienes al parecer presentaron problemas para alcanzar los pisos superiores de un edificio en llamas.

Según la historia, uno de los primeros extintores era un aparato de cuatro cilindros, tres con agua y el cuarto tenía aire comprimido. Este servía para que el líquido saliera a toda presión.

El extintor fue patentado en Reino Unido en el año 1838, sin embargo para el año 1905 fue modificado. Pues se sustituyó el agua por bicarbonato sódico.

Años de historia

Años de historia

Ahora, según la historia de este equipo, los primeros extintores de forma auténtica dieron su aparición en la primera década del siglo XIX. Estos contenían botellas de cristal con ácido que al romperse lograban descargar el ácido con solución de sosa.

Esto generaba una mezcla con bastante presión de gas y era así como procedía a expulsarla.

Ya para finales de los años 20, específicamente en 1918, el extintor de agua activado por cartucho. En esa época fue desarrollado una solución anticongelante de metales alcalinos , llamadas corriente cargadas, y era para ser empleado en extintores activados por cartucho.

Para el 1959 los extintores de agua acumuladores de presión, dieron su primera aparición , que en 10 años dieron el reemplazo de forma gradual a los modelos de cartucho.

Más tarde para el año 1969, hubo un paro de fabricación de extintores en Estados Unidos, el extintor que ya no se certificaban o se aprobaran por los laboratorios de ensayos estaban fuera.

¿Cómo se clasifica un extintor?

¿Cómo se clasifica un extintor?

El extintor se clasifica de la siguiente manera:

  • Extintores hídricos: todos aquellos cargados con agua o con un agente espumógeno, espuma AR-AFFF. Altamente efectivos por su capacidad de potenciar el poder humectante del agua.
  • Extintor de polvos universales: funcional para fuegos ABC
  • Extintores de polvo químico seco: exclusivo para apagar fuegos de clase BC
  • Extintores de CO2 (también conocidos como Nieve Carbónica o Anhídrido Carbónico), son los más comunes y los mejores.
  • Extintor para metales: válidos para metales combustibles, como sodio, potasio, magnesio, titanio.
  • Instantáneo: es aquel que contiene retardante de llamas, y aloja en su interior un elemento pirotécnico unido a una mecha rápida, que al contacto con el fuego, rompe el recipiente y crea una burbuja carente de oxígeno que apaga el fuego.

¿Cómo se utiliza?

¿Cómo se utiliza?

Antes de comenzar, debes saber que cuando hay una situación de fuego debes llamar a los bomberos. Sin importar si tienes extintor, debes comunicar a emergencias la situación de manera que el personal de bomberos acuda a la zona.

Recuerda que el fuego puede ser incontrolable, así que lo más recomendable es que llames a los números de emergencia de la localidad.

Posteriormente y luego de asegurarte que ya notificaste la situación, debes fijarte que el extintor tiene la presión adecuada. Esta es la que se muestra en el manómetro que lleva incorporado.

Para que un extintor esté perfecto para ser usado debe estar entre 1500 y las 2150 lb de presión. Si el extintor nunca ha sido utilizado, debe tener el sello de garantía y deberás romperlo para proceder a usarlo.

Posteriormente, debes retirar el anillo o pasador de metal para que procedas a usarlo. Solo debes tirar de esta. Luego de forma inmediata, apunta la boquilla de la manguera hacia la zona en llamas, no apuntes hacia la parte superior. Luego presiona la palanca superior para descargar el contenido.

Ahora, mueve la manguera de forma lateral para dejar salir el agente extintor de un lado a otro hasta que el fuego se haya apagado.

Ten en cuenta que debes operar de forma correcta y responsable, siempre mantener la calma y una distancia prudencial. Mayormente el equipo se descarga aproximadamente en 30 segundos.

Cuando el fuego se haya apagado, no hay que abandonar el lugar por si las llamas se reavivaran y volviera a propagarse, hasta que lleguen los bomberos.