Quantcast

El SJM defiende los programas de acogida como alternativa a los CIE

El Servicio Jesuita de Migrantes (SJM) ha señalado los programas de acogida de la Administración, liderados por distintas ONG, y los proyectos de acogida de la sociedad civil como «la verdadera alternativa» a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) que, como recuerdan, se cerraron durante la pandemia.

Así lo han defendido, este martes, en una mesa redonda que, bajo el nombre de ‘Covid-19 e internamiento de inmigrantes: Lecciones (no) aprendidas’, ha analizado el estudio realizado por Jesuit Refugee Service (JRS), en el que han colaborado.

Este documento, ha estudiado el impacto de las medidas tomadas en materia migratoria por parte de siete Estados miembros de la Unión Europea (Bélgica, Alemania, Italia, Malta, Portugal, Rumanía y España).

Tal y como señala este documento, el único país de la UE que puso en libertad a todos los extranjeros internados en sus CIE durante la pandemia fue España, aunque en otros estados como Bélgica, Alemania o Italia, se liberó a personas de forma extraoficial. Por su parte, Portugal, Rumanía y Malta, mantuvieron a los extranjeros en los centros, incluso cuando el retorno no era posible.

Ante esta decisión, el JRS mantuvo la esperanza «de que la pandemia pudiera tener como efecto secundario positivo obligar a losresponsables políticos a pensar en un sistema de inmigración sin internamiento». Sin embargo, el 23 de septiembre de 2020, España reabría sus centros y volvía a internar a los migrantes.

SUPERVISIÓN DE LA COMISIÓN EUROPEA

Ahora, y «mientras se sigan desaconsejando los viajes no esenciales» y el planeta se mantenga en contexto de la pandemia los expertos aconsejan suspender el internamiento de inmigrantes, poner en libertad a las personas actualmente internas en los CIE, se garanticen plazas de acogida a estas personas y se dispongan de alternativas de internamiento apoyadas en la comunidad.

La JRS quiere, además, que la Comisión Europea supervise la aplicación de estas alternativas a los CIE y que estas medidas se mantengan una vez que la crisis sanitaria derivada del coronavirus se solucione.

Para el coordinador del Programa CIE del SJM, Iván Lendrino, la duda que se le plantea ahora a la organización es si «se ha aprendido algo» en torno «al vaciamiento» que los centros durante el Covid-19. Lendrino ha asegurado que «nadie echó de menos a los CIE» en los meses de confinamiento en los que se mantuvo cerrado y, por eso, mantienen que la acogida es «la verdadera alternativa» a estos lugares.

El magistrado juez de estancia del CIE de Las Palmas, Arcadio Díaz, que ha participado en la mesa redonda del SJM, ha señalado que los cierres de estos centros se pueden hacer «sin dificultad». Así se hizo, ha indicado, cuando él mismo impulsó un auto para ordenar el cierre del CIE de Las Palmas, debido al «hacinamiento» que en él se vivía. «La única dificultad encontrada fue atender a las personas internas», ha señalado.

LAS MEDIDAS SANITARIAS EN LOS CIE

Para la técnica jefe del área de Migraciones del Defensor del Pueblo, Elena Arce, la situación vivida durante el Covid-19 pone encima de la mesa las medidas sanitarias que se toman en los centros de internamiento y que ya se cuestionaron cuando, hace 11 años, Saamba Martinez fallecía en el centro de Aluche (Madrid). A su juicio, «en medio de una pandemia» es «el momento más propicio para reflexionar sobre esto».

En este sentido, la coordinadora de los Servicios Jurídicos del Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR), Paloma Favieres, ha denunciado la situación vivida en de los centros de Ceuta y Melilla (CETI), en donde la pandemia afectó a sus internos de una manera «tan cruel» como lo hizo en los CIE».

Otra de las preocupaciones que estos expertos han planteado durante el debate es la violación de derechos que sufren los migrantes que, explica Arcadio Díaz, no tienen información sobre sus derechos o protección. El magistrado reconoce que, cuando pregunta a los internos sobre sus conocimientos en este sentido, todos contestan que no saben nada y «solo piden algo de comer».

«Los migrantes deberían conocer sus derechos de protección, no solo preguntando, también se les debe ofrecer», ha apuntado Arce. Desde el SJM han denunciado, además, la falta de transparencia que ha existido durante la pandemia, ya que, no se han podido visitar los CIE durante un largo periodo.