Quantcast

Puré de patatas: el truco más efectivo para que te salga cremoso

Las patatas son el acompañamiento perfecto en la gastronomía por excelencia, es un hecho, ya que las patatas a la francesa, cocidas, patatas fritas, patatas guisadas, al horno, rellenas, entre otras recetas en acompañamiento de alguna salsa, por bien sea en ensaladas o simplemente como un aperitivo, las patatas acompañan a cualquier receta que se desee realizar.

El fabuloso puré

El fabuloso puré

La receta de patatas más clásica de elaborar, es el sencillo y delicado puré de patatas. Aunque es una receta muy sencilla y rápida, no siempre se consigue que la textura de esta sea perfecta, incluso su sabor no suele quedar en perfecto estado, Por ello, te enseñaremos los diferentes ingredientes y trucos que debes tomar en cuenta para que tu puré de patatas te salga a la perfección.

Ingredientes

  • 1 kg de patatas
  • 2 litros de agua
  • Sal
  • 60 gr de mantequilla
  • 100 ml de leche entera

Preparación

Elegir adecuadamente las patatas

  • Antes de preparar esta exquisita receta ten mucho en cuenta lo siguiente: Es muy importante como primer paso a la hora de preparar un buen puré de patatas, tomar una buena decisión al elegir el tipo de patatas que vamos a utilizar. La variedad elegida es importante y debemos prevernos de que tenga cantidad de fécula, del tipo harinosas.
  • Podemos mencionarte cierto grupo de patatas que puedes elegir: tenemos las barakas, kennebec o monalisa que, debido a la cantidad de fécula que aportan, nos ayudarán a conseguir un puré más cremoso. Es importante que no empleemos patatas tipo cerosas que quizá sean mejores para freír. Otro punto a tener en cuenta es el tiempo de las patatas, lo ideal es que no sean ni nuevas ni demasiado viejas.

A la hora de cocinar nuestras patatas

  • Cuando tengamos nuestras patatas adquiridas primeramente debemos de cocinar las patatas enteras, sin pelar e intentando que sean todas del mismo tamaño. Por un lado, las cocinaremos con piel para evitar que el agua de la cocción se introduzca en la patata dejándola un poco aguada, lo que sería perjudicial para la textura final del puré.
  • Debemos procurar, que todas sean del mismo tamaño, ya que el punto de cocción de una patata grande será distinto al de una patata pequeña en un mismo tiempo.
  • Las patatas que sean más grandes quedarán algo crudas o las pequeñas demasiado cocinadas. Por ello, debemos cocinar las patatas introduciéndolas en una cazuela y cubriéndolas de agua fría ligeramente salada.
  • Las cocinaremos durante unos 30 minutos, dependiendo un poco del tamaño de las patatas que hayamos elegido.
  • Podemos comprobar que las patatas están en su punto cuando al pincharlas con un cuchillo estas no ofrecen resistencia. Nos permiten pincharlas y retirar el cuchillo sin que se deshagan.

Al cortar las patatas

  • Realizado lo anterior, y las patatas estén perfectamente cocidas y las escurrimos del agua de la cocción.
  • Tomamos un cuchillo afilado y estando todavía calientes, les retiramos la piel exterior. El momento de triturarlas es un punto que hay que tener en cuenta a la hora de conseguir un puré de patatas cremoso, suave y sin grumos.
  • Se puede utilizar un triturador de patatas, si se desea, utensilio pensado específicamente para este tipo de preparaciones. Un pasapuré clásico o incluso un simple tenedor, ya sea que las patatas siempre estén calientes. Y sólo lo necesario, sin trabajarla en exceso.
  • Lo que no es recomendable es que utilicemos es una batidora eléctrica o cualquier tipo de procesador de alimentos. Estos electrodomésticos maltratarán el almidón de las patatas provocando que la textura final del puré sea chiclosa.

Añadiendo la mantequilla, la sal y la leche

  • Cuando vayamos a añadir la mantequilla, es importante que esté a temperatura ambiente. Así será más fácil de añadir a las patatas y evitaremos el tener que trabajarlas en exceso para integrarlos.
  • Es más sencillo que la mantequilla se derrita, con el calor de las patatas si la utilizamos a temperatura ambiente que estando fría.
  • La leche debemos calentarla antes de añadirla a las patatas. Esto ayudará a que se quede perfectamente combinada y como resultado el puré será más cremoso.
  • Aunque ya cocinamos las patatas con algo de sal. Es en este instante que podremos comprobar si ha subido suficiente o es necesario completar la cantidad. Por eso es importante que no cocinemos las patatas con una excesiva cantidad de sal. Es recomendable añadirle poco para que luego se rectifique la cantidad al final del proceso.

En el momento de servir y la conservación del puré de patatas

  • Debemos tomar en cuenta, si lo que deseamos es servir el mejor puré de patatas posible, es hacerlo en el momento justo. Esto quiere decir, que sea tan pronto como sea posible una vez que lo tenemos listo.
  • Esta es una preparación que no debe de esperar al resto de la comida. Estará en su punto si lo consumimos recién preparado. Si hemos tenido que prepararlo con cierta antelación. La forma de conservarlo caliente es mantenerlo a baño maría a fuego bajo, teniendo la precaución de taparlo con un film transparente o un paño de cocina. En cambio, si lo que ha ocurrido es que nos ha sobrado de una comida para otra. Podemos guardarlo en el refrigerador hasta unas 48 horas, teniendo la precaución de tapar su superficie con un film transparente.
  • El plástico ha de que quedar totalmente pegado a la capa superior del puré. Así evitaremos que se reseque.
  • A la hora de volver a ponerlo a la mesa lo calentaremos a baño maría cubriéndolo con una fina capa de leche removiéndolo hasta que se integre.

Realizar variaciones del puré de patatas tradicional

Realizar variaciones del puré de patatas tradicional
  • Para un puré de patatas divertido y original podemos añadirle a la mezcla básica diversos ingredientes. Incorporar una yema de huevo, la cual enriquecerá la mezcla y añadirá cremosidad.
  • También podemos incorporar un toque distinto si añadimos una pizca de algún tipo de queso rallado que sea cremoso. Una cucharada de tomillo, albahaca o perejil fresco.