Quantcast

Cómo hacer paso a paso la Mona de Pascua

Siendo el catolicismo la religión predominante en España, muchas de nuestras tradiciones van de la mano con la religión, por eso la pascua es tan relevante, y hoy conoceremos más de la Mona de Pascua, un dulce tradicional de la época, que ahora se junta con los huevos de chocolate.

Origen

Origen

El nombre proviene de la munna o mouna, término árabe que significa «provisión de la boca», regalo que los musulmanes hacían a sus señores.

La mona es un postre de gran tradición en todo el Mediterráneo. Este dulce posee fama en Murcia y está asociado a las fiestas de Semana Santa, aunque se puede encontrar durante todo el año en las diferentes confiterías de la capital murciana.

Sin embargo, en la mayor parte de la Comunidad Valenciana su consumo está más restringido a la Pascua. En las islas Baleares y en Cataluña se come también el día de Pascua y en Reyes.

Para toda España

Para toda España

La Mona de Pascua es una receta típica en muchas regiones españolas, como la Comunidad Valenciana, Cataluña, Murcia, Aragón o Baleares.

Además, dependiendo de la zona se la conoce con distintos nombres, como puede ser panquemado, panquemao o toña en Valencia, y suele ser tradición que el padrino regale la mona a su ahijado el domingo de Pascua y que se reúnan varias familias el lunes de Pascua para comer la mona en el campo.

Sin embargo, en Cataluña ha ido evolucionando y suelen estar recubiertas de chocolate, y con formas cada vez más espectaculares, llegando a ser auténticas esculturas de chocolate con formas de lo más variopintas, desde futbolistas hasta personajes infantiles y compitiendo las pastelerías de cada ciudad.

Tradición que evoluciona

Tradición que evoluciona

En la Comunidad Valenciana existen diversas variedades, siendo la que se consume durante todo el año conocida como panquemado, toña o fogaseta.

Las formas son muy diversas aunque suelen ser la de algún animal como una serpiente, lagartija o mono. Finalmente, está recubierta por anisetes de colores.

En Cataluña y Baleares la mona ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, y hoy en día conviven diferentes tipos de monas tradicionales.

Cada vez más creativos

Cada vez más creativos

La más antigua es como la tradicional valenciana, que en algunos casos puede tener forma de corona o en otros de punto. Otra mona tradicional mantiene los huevos cocidos, que suelen pintarse de colores, pero la base se hace de bizcocho y se rellena de crema y de chocolate o mermelada, se cubre de crema catalana quemada en la superficie horizontal y de almendras en los lados.

Con el tiempo se van adornando cada vez más de plumas de colores, de pollitos y de grageas de chocolate cubiertas de glaseado de colores. En Menorca suelen estar, además, cubiertas de merengue. En Orán se elabora un bollo similar denominado “la mouna”.

Costumbres

Costumbres

Tradicionalmente el padrino regala la mona a su ahijado el Domingo de Pascua, después de misa. Este alimento es propio del lunes de Pascua, y la costumbre de hacer una salida al campo para comerlo en familia ha acabado dando nombre al día, que para muchos es “el día de la mona”.

El Lunes de Pascua es tradición que se reúnan varias familias o un grupo de amigos y que vayan a comer la mona juntos a algún lugar, siendo costumbre cascar el huevo de la mona en la frente de otra persona.

La mona se suele consumir durante la merienda de los días de pascua florida (Semana Santa) acompañada de longaniza de Pascua, aunque también es posible acompañarla de chocolate. Es tradición ir de excursión al campo a pasar la tarde comiendo la mona, y jugar con alguna cometa.

Ingredientes

  • 500 g de harina
  • 1 sobre de levadura seca de panadería (12 g) o 25 g de levadura fresca (si no encontráis levadura la podéis sustituir por 1 cucharada de bicarbonato y el zumo de ½ limón)
  • 1/4 litro de leche templada
  • 100 g de mantequilla fundida
  • 80 g de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal

Para «pintar» la masa

  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de leche

Para la decoración

  • Anisetes de colores, bolitas de chocolate, pasas, cerezas para decorar, almendras laminadas…
  • Huevos cocidos pintados con colorante alimentario o huevos de chocolate

¿Cómo hacer monas de pascua?

¿Cómo hacer monas de pascua?

Ponemos la harina en un bol. Añadimos la levadura seca y lo mezclamos todo bien con un tenedor. Añadimos el resto de ingredientes: la mantequilla (previamente la hemos derretido en el microondas), la leche, el azúcar, el huevo y una pizca de sal.

Si no tienes levadura: mezclamos la harina, la mantequilla, el azúcar, la leche, el huevo y una pizca de sal. Una vez tengamos una mezcla homogénea añadimos el zumo de medio limón y una cucharada de bicarbonato y de nuevo removemos bien para que se integre todo.

Lo amasamos y le damos forma redonda a la masa con las manos, quedándonos una masa como en la imagen.

Cubrimos el bol con un paño y lo ponemos en el horno durante unos 20-30 minutos a una temperatura máxima de 50 grados, dejando la puerta del horno entreabierta con una cuchara de madera, hasta que veamos que la masa haya levado, es decir, que haya aumentado su volumen visiblemente. También la podemos calentar en el microondas cubriendo el bol con un paño húmedo a 80-90 watios durante unos 8 minutos.

Mientras la masa crece, cubrimos una bandeja de horno con papel vegetal. Una vez la masa ha levado, la dividimos en 4 o 5 partes dependiendo de la cantidad de «monas» que queráis hacer y el tamaño. Aquí tenemos que dejar volar nuestra imaginación para darle forma a la masa con las figuras que queramos.

En nuestro caso, con la masa hemos preparado 4 figuras distintas: un conejo, una tortuga, un nido y una trenza, pero podéis hacer las que se os ocurra, decorando con bolitas de colores, huevos cocidos pintados, almendras fileteadas, azúcar…

Las ponemos otros 10 minutos al horno a máximo 50 grados, para que siga creciendo la masa. Una vez tenemos nuestras figuras listas, mezclamos una yema de huevo con una cucharada de leche y pintamos las monas con esta mezcla, para que se doren en el horno.

Añadimos la decoración que se nos ocurra para acabar nuestras figuras, por ejemplo, nosotros usamos pasas para los ojos, una cereza para la nariz, bolitas de colores, bolitas de chocolate y almendras laminadas para decorar.

Con nuestras figuras ya listas y decoradas, las ponemos en el horno precalentado a 200º durante unos 25-30 minutos, hasta que veamos que están listas y que ha cogido un color adecuado.