Quantcast

Los regantes del Júcar contarán con «más agua y de más calidad»

Los regantes del Júcar contarán con «más agua y de más calidad» gracias a la nueva inversión de 52 millones de euros para la sustitución de los bombeos de la Cuenca Hidrográfica del Júcar, de la que se beneficiarán hasta 3.000 regantes de la provincia de Albacete.

Se trata de la inversión más grande que realizará el Ejecutivo nacional en la provincia, comprometida hasta 2023. Lo ha anunciado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, en su visita este miércoles a la empresa albaceteña Talfrost.

«Una inversión largamente perseguida por los regantes del Júcar que va a ser una realidad entre este año y el 2023», ha destacado Martínez Arroyo, que ha reivindicado que «en tres años se van a destinar 52 millones de euros del plan de recuperación económica del país para esa sustitución que va a dar más agua y de más calidad para nuestros agricultores».

El consejero ha asegurado que desde el Gobierno regional seguirán impulsando el sector agroalimentario a través del programa de Desarrollo Rural y, concretamente, con la convocatoria de Focal, ayudas con las que, en los últimos cuatro años, se ha puesto a disposición del sector un total de 180 millones de euros que, según Arroyo, han generado una inversión «de más de 1.000 millones de euros de dinero privado», lo que se traduce en «un efecto multiplicador de los fondos públicos espectacular».

«Mantenemos el compromiso en el tiempo para que en el próximo programa de Desarrollo Rural las ayudas Focal sean las más importantes y las más determinantes», ha concluido.

INVERSIONES DE TALFROST

Por su parte, el administrador de la empresa, Juan García, ha agradecido la visita y ha hablado sobre las inversiones llevadas a cabo por Talfrost.

«Se trata de un proyecto de futuro que busca dinamizar la economía de la provincia de Albacete, un proyecto de inversión competitiva en el que el año pasado se invirtieron 12 millones de euros», ha explicado García.

Para este año esperan aumentar la producción desde las 19.000 toneladas hasta las 25.000, haciendo uso de las mismas instalaciones, y para el 2022 esperan hacer una inversión de siete millones de euros para ampliar nuevamente la capacidad.

«Queremos llevar a cabo un nuevo aumento de capacidad llegando a los 10.000 kilogramos por hora más producidos, y hacer otra inversión más grande en una cámara de almacenamiento para 25.000 palés», ha especificado.

Esto conllevará, según García, un «enorme aumento en mano de obra directa e indirecta y, evidentemente, una dinamización de todos los agricultores y colaboradores», agricultores a los que ha calificado como «el alma de cualquier proyecto», al ser los proveedores de su materia prima.