Quantcast

Extremadura llega a la Semana Santa con cifras «razonables» de incidencia

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha destacado que la comunidad autónoma de Extremadura llega a los días festivos de Semana Santa con unas cifras «razonables» en cuanto a la incidencia de la Covid-19 y de ocupación de camas hospitalarias.

Unas cifras, ha señalado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de este miércoles, que invitan a seguir cumpliendo con las medidas de protección individual y colectiva, así como a reducir la movilidad a lo «absolutamente» indispensable.

Para Vergeles, este punto de partida de la Semana Santa ya refleja lo que ha ocurrido durante el puente de San José, y ahora se inician días festivos que «invitan a la movilidad», ha reconocido, por lo que ha solicitado la colaboración de los extremeños para minimizar los desplazamientos.

Al respecto, ha señalado que los datos actuales de incidencia y ocupación deben ser, ha señalado, un «incentivo» para que los ciudadanos mantengan el cumplimiento de las restricción de cara a los próximos días, a fin de proteger el proceso de vacunación.

En concreto, ha señalado que Extremadura se encuentra, según la catalogación oficial del Ministerio de Sanidad, en nivel de alerta 1, si bien se mantienen las medidas correspondientes a la alerta 3, como así acodaron las comunidades autónomas hasta después de Semana Santa y una vez analizada la situación.

El consejero ha aprovechado su comparecencia para avanzar los datos epidemiológicos de ese miércoles, que arrojan 106 casos positivos, concentrados en las áreas de salud de Don Benito-Villanueva, con 46; Mérida, con 18; y Cáceres, con 16. En total, se están estudiando 241 contactos estrechos.

En cuanto a las cifras de hospitalización, «afortunadamente» bajan, con cinco pacientes menos que el martes, hasta los 65, aunque hay uno más en UCI, doce. Asimismo, ha avanzado que hay un nuevo fallecimiento en la comunidad por Covid-19.

En estas últimas 24 horas no se ha producido ningún caso entre el personal sanitario, lo que «significa que la vacuna tiene su efecto, que protege al personal que tanto da por cuidarnos», y asimismo considera motivo de alegría que se hayan dado 70 altas.

Con todo, la incidencia acumulada baja respecto al martes, hasta los 100 casos por 100.000 habitantes a los 14 días, y a 55 a los 7 días, lo que arroja una razón de tasa del 55%, que apunta una fase de estabilización o un «discreto ascenso» en todo caso.

A su vez, el porcentaje de camas de agudos ocupadas se sitúa en el 2% y el de las UCI en el 6,8%, que son cifras «como siempre, de las más bajas del país» en cuanto a ocupación.

Por último, el consejero ha cifrado en 3.000 las pruebas diagnósticas realizadas en los últimos días en la comunidad, que arrojan un 75% de asintomáticos, una cifra «muy importante para mantener la ocupación de camas de hospital y UCI».

Su tasa de positividad se sitúa en el 4%, es decir, dentro de los márgenes de la Organización Mundial de la Salud (OMS); mientras que el número reproductivo básico instantáneo se encuentra por debajo de uno (0,97), mientras que la media nacional es del 1,02.

Por tanto, la tendencia es de «estabilización o discreta disminución», ha señalado Vergeles, pero esto «dependerá mucho del comportamiento» de los ciudadanos esta Semana Santa.