Quantcast

¿Eres de Coca-Cola o de Pepsi? Esta es la gran diferencia entre ambas

Entre la Coca-Cola y la Pepsi siempre ha existido una tenaz rivalidad. Desde que se crearon, las dos en Estados Unidos, Coca-Cola en 1886 en Atlanta y Pepsi en 1893 en New Bern, el duelo entre ambas ha sido constante. Y cuando se juega por la Coca- Cola es hasta la muerte.

Los fans de una o de la otra son millones y millones, cada fan protege y defiende su bebida de cola preferida. Es usual entrar a un bar y que una persona se niegue a beber una por ser fanático de la otra marca. ¿Sabías que Pepsi prometió que todas sus botellas serán 100% de plástico reciclado en España en 2021?

La verdad es que, a pesar de que algunos consideren que tienen el mismo sabor, no es así. En la actualidad, conocemos el porqué. Además de los métodos de fabricación y las proporciones, tan misteriosos y recónditos, ya se descubrió cuál es el ingrediente que las diferencia.

¿En realidad esta fórmula de aromas naturales es la principal característica para distinguir una marca de la otra?

¿En realidad esta fórmula de aromas naturales es la principal característica para distinguir una marca de la otra?

En caso de que seas fanático de la CocaCola o de la Pepsi, esta característica, con seguridad, te facilitará diferenciar una gaseosa de la otra, dependiendo de cuál sea de tu preferencia, afirmarás que esa bebida es infinitamente más rica que la otra.

El investigador Read Montague fue el que se decidió a cuestionar el dogma de la cola, un acreditado científico norteamericano director del Human Neuroimaging Lab and Computacional Psychiatry Unit en Virginia Tech Institute, además de ser profesor en el Baylor College of Medicine.

Montague hizo realidad una versión científica controlada con el método de doble ciego del desafío de las colas en el 2004. En este, los partícipes recibieron dos tazas sin marcar que tenían CocaCola y Pepsi respectivamente. Después se les indicó que tomaran e indicaran cuál tenía mejor sabor.

Lo que resultó de esto fue una división uniforme entre las dos bebidas, en la que no había ningún tipo de relación entre la marca que los participantes dijeron en un principio que era su favorita y la que escogieron con posterioridad durante el estudio. Por lo que ya tenían la primera pista, que era que los “catadores” no eran capaces de distinguir la diferencia entre las dos bebidas, habiéndose declarado fanáticos de una y en contra de la otra con anterioridad.

Resultados que horrorizaron a los fieles amantes de la Coca-Cola y de la Pepsi, estos participantes aseguraron que el estudio era un engaño, y que de no haber sido así, hubieran sido capaces de diferenciar las bebidas gaseosas.