Quantcast

Aragonès rechaza la propuesta de Junts de no someterse a la segunda votación

El candidato de ERC a la Presidencia, Pere Aragonès, ha emplazado este viernes a reunirse «24 horas al día» para llegar a un acuerdo antes de la segunda votación, pese a que el presidente de Junts en el Parlament, Albert Batet, ha advertido de que ve difícil lograr un entendimiento de cara a esta segunda vuelta, que se prevé para el martes.

Lo han dicho en los turnos de contraréplica en el pleno de investidura, en el que Aragonès ha contestado a la petición de Batet de concretar su propuesta para la independencia que acepta el punto del programa de Junts que decía que, si el independentismo superaba el 50% del voto, apostaban por solicitar intervención de organismos europeos para alcanzar un referéndum: «Lo acepto íntegramente».

«Mi concreción es la que ustedes llevaban en el programa. Más facilidades no podemos ofrecer», ha destacado, y ha insistido en que todavía ve posible llegar a un acuerdo antes de la segunda votación de su investidura.

Por eso, ha llamado a Junts a reunirse y ha expresado su disposición a seguir hablando desde que termine la sesión de este viernes y durante el fin de semana para lograr este acuerdo: «Estamos muy cerca. Estoy convencido de que lo lograremos».

«Yo estoy dispuesto hoy mismo cuando acabe este pleno a reunirnos a trabajar, a hacerlo durante todo este fin de semana y a llegar a un acuerdo antes de la próxima votación», y ha puesto como ejemplo la investidura de Carles Puigdemont en 2016 tras el paso al lado de Artur Mas, que se resolvió en pocas horas cuando, según él, había más diferencias que ahora.

ALBERT BATET

Por su parte, Batet le ha advertido de que ve difícil que puedan lograr un acuerdo hasta el martes, cuando se podría celebrar el segundo pleno de investidura: «Seguramente no habrá el tiempo suficiente para encontrar un buen acuerdo.

«El ‘Pressing Junts’ no funciona. Nosotros pondremos ‘pressing’ para llegar a un buen acuerdo y para conseguir un Govern fuerte», ha destacado, tras reiterar que renuncie a no someterse a una segunda investidura que puede resultar fallida cuando pueden buscar un acuerdo que podría llegar al cabo de una semana o 15 días.

Tras reivindicar el espíritu del 1-O –que ha reprochado que no apareciera en el discurso de Aragonès–, ha recelado de la posibilidad de que se celebre un nuevo referéndum como prevé el acuerdo entre ERC y la CUP, y ha reprochado a ERC de que haya negociado un acuerdo con los ‘cuparies’ antes de hacerlo con ellos, que deben ser los socios del Govern: «Pedimos un poco de respeto».