Quantcast

Sànchez (Junts) confía en que «en días o semanas» haya un acuerdo de legislatura con ERC

El secretario general de Junts, Jordi Sànchez, ha admitido este martes que ahora no hay las condiciones necesarias para cerrar un acuerdo político de legislatura con ERC suficientemente sólido, pero ha confiado en que pueda producirse durante «los próximos días o semanas».

«Estamos convencidos de que no hay nada que impida un acuerdo de legislatura durante los próximos días o semanas. Se necesita voluntad política y generosidad al conjunto del independentismo, también en Junts, para hacer este acuerdo de legislatura posible», ha sostenido en la conferencia que ha pronunciado bajo el título de ‘Un Govern para hacer, un Govern para ser’, a la que ha asistido el vicepresidente en funciones y candidato de ERC, Pere Aragonès.

Esta conferencia se ha producido horas después de que ERC y la CUP hayan publicado su preacuerdo, que da dos años de margen a la mesa de diálogo, subordina el Consell per la República a una mesa de coordinación de la estrategia independentista, e incluye medidas económicas y sociales como una banca pública, una energética pública y un plan piloto de una renta básica universal, entre otras cuestiones.

Según Sànchez, le gustaría asegurar que hay un acuerdo político con los republicanos para encarar la reactivación económica y social de Cataluña, y para aprovechar que el hecho de que el independentismo superara el 50% de los votos se derive en actuaciones políticas para resolver el conflicto catalán: «Me gustaría decir que sí existe, pero ahora esto no es posible».

Sin embargo, ve posible revertir este posicionamiento para «no volver a caer en experiencias ya vividas de desencuentros, delealtades y tensiones permanentes que debiliten la mayoría electoral, la autoridad del Govern y su presidente, que decepcione y desoriente al electorado, y afecte a la gestión del Govern y, en consecuencia, el Parlament».

«Nada nos gustará más que seas presidente, sea en unos días o en unas semanas», ha asegurado dirigiéndose a Aragonès, y ha dejado claro que Junts no especulará con la posibilidad de celebrar nuevas elecciones, tampoco propondrá un candidato ni condicionará quién debe ser el candidato de ERC.

El objetivo de Junts, ha afirmado, es que Cataluña disponga de un Govern «fuerte, con capacidad de liderazgo» y determinado a afrontar la crisis económica y social así como a resolver el conflicto político a través del ejercicio del derecho a la autodeterminación.

ACUERDO DE LEGISLATURA

Tras advertir de que el independentismo no puede desaprovechar esta legislatura, ha defendido la necesidad de cerrar un acuerdo de legislatura y no sólo de investidura en pro de la estabilidad y del liderazgo que, a su juicio, se necesita: «La gravedad del momento requiere acuerdos de fondo, sólidos, de gobernabilidad efectiva, no compromisos vacíos de contenido, ni menos aún avales a ciegas. Un Govern de coalición requiere de confianza entre los socios desde el primer hasta el último día»

«Si nos comprometemos, será para toda la legislatura, para los próximos cuatro años», ha recalcado Sànchez, que ha asegurado que todos han aprendido de los errores cometidos, y ha recordado las tensiones que sufrió Pasqual Maragall durante el primer tripartito, al que se compara con el ‘Dragon Khan’.

«No queremos que el próximo Govern sea un Vietnam», ha apostillado el secretario general de Junts, y ha advertido de que avanzar en la autodeterminación sólo será posible desde la unidad estratégica de los actores políticos y sociales del independentismo, algo que están intentando.

En este sentido, ha defendido que el Consell per la República (CxRep), que preside el expresidente Carles Puigdemont, debe liderar el nuevo «embate» contra el Estado porque, en su opinión, es imprescindible el impulso de una dirección política compartida para generar consensos entre el independentismo y para definir la estrategia a seguir en todos los ámbitos.

CRÍTICAS AL PSOE

Pese a todo, se ha mostrado dispuesto a dar «una oportunidad, sincera y leal, a la actual mesa de diálogo» que defiende ERC con la voluntad de sumar, pero ha insistido en mostrar su escepticismo al respecto, y más después de que este mismo martes el PSOE haya rechazado poder debatir la ley de amnistía impulsada por las fuerzas independentistas.

«Pese a admitir la existencia de un conflicto político, el PSOE no ha hecho ninguna propuesta para resolverlo, se ha mantenido de forma persistente en el no a todo», ha lamentado Sànchez, que ha evitado hablar del papel de Podemos y los comuns, socios del PSOE en el Gobierno central.

Así, Sànchez ha asegurado a ERC que serán «sinceramente leales» en la voluntad de ganar un espacio de negociación con el Estado, aunque ha advertido de que no son ingenuos y que la credibilidad de la mesa de diálogo no puede ser eterna, por lo que proponen establecer criterios para evaluar los posibles avances que pueda haber.

OTROS ÁMBITOS

También ha criticado que haya quien acuse a Junts de no preocuparse por las urgencias sociales y económicas de Cataluña, y ha explicado algunas de las iniciativas que quieren impulsar como un plan de reapertura segura que refuerce la prevención, un pacto nacional por la industria, y la necesidad de que el Govern lidere la gestión de los fondos europeos.

En el ámbito lingüístico, quieren garantizar que se pueda vivir plenamente y normalmente en catalán, y también impulsarán el consenso para aprobar una ley del tercer sector así como afrontar crisis como el paro juvenil y la necesidad de regular el mercado del alquiler «defendiendo la actuación legislativa del Parlament en esta materia».