Quantcast
martes, 15 junio 2021 9:34

La solución de Laporta para que no vuelva a pasar lo de Bartomeu

Joan Laporta i Estruch, mejor conocido por todos en el ámbito deportivo como Joan Laporta o en algunos casos es simplemente llamado por toda la prensa internacional, la cual le respetado de enorme manera, como Laporta, el candidato mejor posicionado, dejando atrás a Víctor Font Manté y Antoni Freixa i Martí, para ganar los venideros comicios presidenciales del próximo 7 de marzo del Fútbol Club Barcelona de la Primera División de España, mayormente identificado por todos los amantes de esta disciplina solamente como el Barça, uno de los equipos más atractivos que se ha podido ver en esta última década, producto de su lindo, característico y llamativo estilo de juego, el cual les ha permitido alcanzar la gloria en diferentes momentos ante rivales de renombre e increíble trayectoria en el ‘Viejo Continente’, específicamente tales como la Juventus de Turín de la Serie A de Italia, el Real Madrid Club de Fútbol de LaLiga Santander, máxima categoría del balompié del país de piel de toro, o el Bayern Múnich de la Bundesliga de Alemania, sigue encaminándose tranquilamente hacia el ‘Trono de Hierro’ culé, sin embargo, deberá mejorar unos cuantos cruciales aspectos que Josep Maria Bartomeu, anterior mandamás y seguramente el peor en todos sus 121 años de fundación, terminó dejándole a la siguiente junta directiva.

Laporta Messi PSG

Si bien es cierto que para nadie es un secreto que este abogado, empresario y político de 58 años de edad oriundo de Barcelona, una ciudad española, capital de la comunidad autónoma de Cataluña, de la provincia homónima y de la comarca del Barcelonés, tiene unas cuantas cartas que le acreditan como el hombre mejor capacitado para sacar al equipo blaugrana de esta terrible y catastrófica debacle económica y deportiva que les ataca desde hace bastante tiempo, sobre todo, teniendo como punto de partida la contundente goleada sufrida ante el Bayern Múnich de la Bundesliga de Alemania, el cual terminó siendo el verdugo de unos cuantos integrantes de esta institución, pues parece que Joan Laporta i Estruch sabe que no la tendrá nada fácil en esta posible segunda oportunidad al mando de los azulgranas, uno de los equipos más influyentes que se ha logrado visualizar en toda la historia de este deporte tan reconocido en el mundo gracias a sus millones de seguidores distribuidos en diversas partes del globo terráqueo, gracias al enorme desastre que su antecesor le dejó de manera irresponsable y lamentable, sin embargo, eso no ha sido un impedimento para él y para su ambicioso proyecto, el cual le ha permitido ganarse la confianza y el corazón de aquellos que no estaban tan seguros con su candidatura.

Las recientes palabras de Joan Laporta que le mantienen en el primer lugar de las estadísticas

Laporta

“Nunca más haré lo que hicimos con Dani o Bonano, que para forzar una situación, los apartamos del equipo. Fue una gran equivocación. A Eto’o tampoco le habría dado la oportunidad de que se fuera, hubiera acabado su contrato. Luego hubo fichajes que no salieron bien, quizá tengamos que afinar más. El legado que dejé. Me alegro de haber mantenido a Rijkaard, de haber resistido a los intentos de que nos compraran a Leo Messi. También el elegir a Pep. Son decisiones que, junto a la de Unicef, me hicieron el presidente del mejor Barça de la historia. El Barça está preparado para fichar cualquier jugador del mercado. Sí, tenemos que mejorar la plantilla. Espero que a Ronald Koeman le salgan bien las cosas, que haya resultados, que el juego sea el que queremos y acabará su contrato. Como todo entrenador depende de los resultados”, dijo Joan Laporta i Estruch, candidato a las elecciones presidenciales del Fútbol Club Barcelona de la Primera División de España, durante una entrevista concedida a Mundo Deportivo, donde el empresario habló sobre los aspectos a mejorar en poco tiempo y sobre los errores que no volvería a cometer en un hipotético segundo período, en el que espera seguir ampliando a los
numerosos trofeos en las inmensas vitrinas del mítico Camp Nou, uno de los recintos deportivos más respetados de todos los tiempos de este deporte, donde diferentes instituciones de gran relevancia han terminado tocando el cielo con sus manos o, caso contrario, también han terminado descendiendo hacia lo más oscuro y tenebroso del pozo de la muerte por medio de derrotas dolorosas e históricas.