Quantcast

Alubias a lo pobre: el plato de cuchara que no te importará comer dos días seguidos

Las alubias a lo pobre son el platillo más sencillo de preparar y aunque para muchos es un plato ‘ordinario’ o muy sencillo, la verdad es que cautiva en el paladar.

Las alubias son bastantes sencillas de preparar. Tal como en cualquier parte del mundo, este platillo puede llevar pollo, carne o tocino. Sea cual sea la manera será ideal acompañarlo con una buena porción de arroz blanco. Aunque muchos optan por acompañar solo con pan.

Lea TAMBIÉN: MACARRONES A LA MARINERA: EL PLATO IDEAL PARA LOS AMANTES DE LAS GAMBAS

Cuando hablamos de alubias a lo pobre, hablamos del platillo que es preparado son con ingredientes sencillos que tenemos en la nevera. Es decir, que no lleva mucha elaboración ni muchos ingredientes.

El nombre incluso corresponde a que es un platillo que mayormente se servía a las personas más necesitadas. Algunos dicen que era el plato que servían en tiempos de guerra y otros aseguran que las alubias a lo pobre eran servidos en tiempo de hambruna.

Cuando no había la posibilidad de adquirir legumbres y verduras y solo se podían preparar las alubias con lo que se tuviese en la despensa. Afortunadamente el platillo quedó muy bien y fue alcanzando fama poco a poco, hasta convertirse en un platillo afamado.

Tanto así que en la actualidad hay diversos locales y hasta restaurantes que tienen en su menú alubias a lo pobre. Delicioso , con ingredientes puntuales y a precios accesibles.

Las alubias a lo pobre y la historia

Las alubias a lo pobre y la historia

Básicamente se ha tenido la creencia que este platillo fue, como ya lo mencionamos, el salvador en los tiempos de crisis. No se conoce a ciencia exacta si se trató de un platillo que se fundó en la primera o segunda guerra, pero lo cierto del caso es que logró calar muy bien.

La única referencia que tiene la historia sobre las alubias a lo pobre es el arroz con alubias y nabos. Un plato típico de la comunidad valenciana y realmente popular en la zona.

De acuerdo a la historia, el arroz con alubias o (caldera), era cocinado para ser ofrecido a una gran cantidad de personas necesitadas. Pero hay otra versión que asegura que se trataba de un platillo que se hacía en cumplimiento de alguna promesa hecha tal vez por alguna enfermedad.

Con el paso del tiempo y precisamente en la comunidad valenciana, se ha tratado el arroz con alubias como un platillo de festividades patronales y fiesta populares. Ocasiones especiales y cualquier evento que implique fiesta.

Se dice que en la actualidad no hay ni un solo pueblo de Valencia, en el que se deje de ofrecer este platillo. Y aunque dista del platillo central que son las alubias a lo pobre, se asemeja porque el platillo es como especie de una sopa solo que más concentrada.

Al igual que las alubias a lo pobre, puede llevar tocino, huesos de costilla, carne, condimentos y hasta ternera o cordero. Solo que el platillo de las alubias a lo pobre es básicamente prepararlo solo con lo que hay en la despensa. Mientras que el arroz con alubias que hemos dicho se caracteriza por llevar arroz, nabo, patata, morcilla, cardo, carne y costillas de cerdo, manitas de cerdo, rabo de cerdo y carne de cordero.

¿Cómo preparar las mejores alubias?

¿Cómo preparar las mejores alubias?

Se tiene la costumbre de que si no posee una cierta cantidad de condimentos o vegetales y carne, probablemente las alubias puedan quedar sin sabor. Pero las alubias a lo pobre trata de destacar cada pequeño elemento para que sea un caldo sustancioso.

Además que las alubias a lo pobre es un plato perfecto para preparar en gran cantidad y congelar para disponer de el durante los días que desees.

¿Qué necesitas?

  • 2 vasos de alubias blancas
  • 1 cabezas entera de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 Pizca de sal gorda seca
  • 1 cebolla
  • aceite de oliva
  • agua

Preparación

Lo primero que debes hacer es poner desde la noche anterior las alubias blancas en remojo en un bol. El agua tiene que cubrirlas al menos un dedo.

La proporción de alubias es un puñado generoso por persona. Puedes o no añadirle un poco de sal gordo al remojo. Esto puede darle un poco más de sabor al momento de cocerlas, pero es opcional.

En una olla bastante amplia, echa una buena porción de aceite de oliva, unas hojas de laurel de acuerdo a tu gusto, un poco de sal (en caso de que no hayas añadido en el remojo) y cebolla picada.

Damos un pequeño toque de fuego (calentar) antes de echar las alubias blancas, y luego se añade con un poco de agua.

Las dejamos que den un primer hervor tanto en olla , mayormente las alubias harán que surja un poco de espuma. Quita el exceso y continúa la cocción. Si aparece más espuma, retira paulatinamente de manera que no te quede nada.

En caso que aparezca más espuma, sigue retirando hasta no dejar rastro de ello. Cuando haya pasado esta fase tapa la olla y deja que se cocinen totalmente hasta que estén blandas.

Comprueba que está perfecto de sal y sirve solo o con un poco de arroz blanco.