Quantcast

Los locales recomendados para los más “champaneros”

  • Desde Candela Madrid a Salmon Guru, Madrid se ha convertido en el templo de los más champaneros para degustar esta bebida espumosa.
  • Los hay para todos los gustos: desde 17 euros… ¡hasta 100.000!

No hay ninguna duda: la bebida por excelencia de la Navidad y el Año Nuevo, y en general de todas las celebraciones, es un vino francés de color dorado y lleno de burbujas: el champán. Los champaneros se cuentan por miles. No es vano cada año se producen 268 millones de botellas de esta bebida espumosa.

La tradición -cuestionada por no pocos- atribuye el descubrimiento del champán a Dom Pierre Pérignon, un monje benedictino francés que vivió entre 1638 y 1715 y que pasó buena parte de sus 77 años de vida en la abadía de Hautvilliers, situada en plena región de Champagne (aquella en la que se elabora el champán).

La leyenda cuenta que dio con la fórmula del champán (el famoso método de la doble fermentación) por pura casualidad y que cuando bebió por primera vez ese vino espumoso y sintió en su boca la explosión de todas esas burbujas llamó a gritos a los demás monjes de la abadía: “¡Venid corriendo, estoy bebiendo las estrellas!”. Para quienes deseen degustar esta bebida, aquí van los 10 lugares perfectos en Madrid

Estimar

Estimar
Mejillones y Laurent-Perrier

En un entorno en el que la adaptación y la creación de nuevas experiencias están a la orden del día, Rafa Zafra y Anna Gotanegra han unido la esencia marinera de Estimar con la gama premium de la Maison Laurent-Perrier para ofrecer a los comensales más chamaperos ‘Estimar 360°’, una experiencia gastronómica de principio a fin con la que transportan el disfrute y la atmósfera del restaurante a cualquier lugar.

Así, más allá del formato delivery, Estimar Madrid junto a Laurent-Perrier proponen un servicio exclusivo en la capital con el que trasladan desde la puesta en escena y el servicio en mesa, hasta el equipo de cocina allá donde se requiera. Para cada experiencia, el chef Rafa Zafra propone un menú personalizado acorde con la estacionalidad del producto. Mariscos y pescados a los que se aplica mínima manipulación entre fogones, manteniendo así la pureza de los productos para que el comensal aprecie las propiedades organolépticas en su totalidad, los matices de sabor y textura.