Quantcast

El TSJ de Aragón suspende cautelarmente la modificación del calendario escolar

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha suspendido cautelarmente la modificación del calendario escolar 2020-2021, estimando una reclamación de Comisiones Obreras (CCOO), y ha dejado sin efecto la Resolución del Departamento de Educación al respecto por lo que se mantienen como festivos los días 8 de marzo para la provincia de Zaragoza, 5 de abril, para las de Huesca y Teruel, y 30 de abril para toda la comunidad autónoma.

Estos días se habían elegido para recuperar las dos jornadas del 11 y 12 de enero pasado en las que se suspendieron las clases a causa de la borrasca ‘Filomena’ en todo Aragón.

CCOO interpuso este lunes, 1 de marzo, una denuncia ante la sala de lo contencioso-administrativo del TSJA contra la resolución del Departamento de Educación que modifica el calendario escolar por no haber sido negociado este cambio con los representantes de los trabajadores, entendiendo que se ha dado una vulneración de Derechos Fundamentales.

La Federación de Enseñanza de CCOO ha expresado su satisfacción en una nota de prensa ante la decisión del TSJA, que la Administración educativa ya ha anunciado que va a recurrir.

El sindicato ha considerado que el tribunal «avala el argumento» de que el calendario escolar debe negociarse con la representación de los trabajadores. CCOO ha subrayado que lleva «varios años» señalando este principio, «que ya ha sido sentenciado por el Tribunal Supremo en 2004, pero que el Departamento de Educación de Aragón se niega a cumplir y se limita meramente a informar en la mesa sectorial».

ACUERDO DE MÍNIMOS

El sindicato ha indicado que en esta comunidad autónoma rige un «acuerdo de mínimos» alcanzado en el seno del Consejo Escolar de Aragón, «que el Departamento incumple hasta en lo más sencillo, como el hecho de que el calendario escolar se publique bianualmente».

CCOO ha asegurado que ha insistido en el seno del propio Consejo Escolar en la necesidad de cumplir con dicho acuerdo y avanzar hacía un calendario «pedagógico» que reparta «mejor» los periodos de actividad y descanso del alumnado «para garantizar así una mejor calidad de los aprendizajes».

La Federación de Enseñanza de CCOO ha lamentado haber tenido que recurrir a instancias judiciales para dirimir estas cuestiones, pero como organización sindical ha sostenido que debe defender la «dignidad del profesorado y su derecho a la negociación colectiva, tal y como emana de nuestra Constitución».

PROTECCIÓN CIVIL

CCOO ha precisado a que los días 11 y 12 de enero las clases se suspendieron por indicación de Protección Civil, pero el modo en que se había de aplicar dicha suspensión competía al Departamento de Educación, que, después de anular las clases, no envió hasta el 8 de febrero una propuesta al Consejo Escolar sobre cómo recuperarlas, «que hasta este 1 de marzo no ha sido firme al no haber sido publicada en el Boletín Oficial de Aragón (BOA)».

La Federación de Enseñanza ha recurrido el mismo 1 de marzo la resolución del BOA y ha recalcado que ha sido la Administración educativa «quien ha marcado los tiempos y que ha habido tiempo y espacio para negociar».

Como esto último no ha ocurrido, CCOO ha interpuesto una denuncia por vulneración de Derechos Fundamentales en la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

El sindicato también ha explicado que en la mesa sectorial celebrada el pasado 22 de febrero, en la que se informó de la modificación del calendario escolar, la Federación de Enseñanza de CCOO apeló a la «responsabilidad» de la Administración «para generar un buen ambiente laboral en los centros educativos».

A su entender, esto es «indispensable», «más aún en estos momentos en los que tanto el personal docente, como no docente están haciendo un gran esfuerzo para sacar adelante un curso con todas las dificultades que entraña la situación» de pandemia de coronavirus SARS-CoV-2-.

CCOO espera que esta decisión de TSJA «haga que el Departamento de Educación reconsidere su postura a la hora de negociar tanto éste, como otros aspectos laborales con los representantes de los trabajadores y las trabajadoras de la educación aragonesa».