Quantcast

La tecnológica Orizon eleva un 51% su facturación en 2020, hasta los 1,7 millones

La compañía tecnológica española Orizon ha cerrado su ejercicio de 2020 con una facturación de 1,7 millones de euros, lo que supone un 51% más que el ejercicio anterior y le permite cumplir con el objetivo marcado de su plan de negocio cuatrienal, «a pesar de la incertidumbre que plantea las condiciones de mercado impuestas por la pandemia Covid-19».

En un comunicado, la empresa señala que, en el marco de este plan puesto en marcha en 2019, prevé mantener su estrategia de crecimiento en los próximos tres años y alcanzar facturaciones de 3,1 millones de euros durante este ejercicio, siete millones de euros en 2022 y por encima de los diez millones en 2023.

Orizon también mantiene sus previsiones de ventas para el próximo trienio tras aumentarlas un 72% en 2020, hasta los 2,3 millones de euros. En concreto, prevé que para 2021 las ventas se sitúen en 4,1 millones de euros, mientras que de cara a 2022 y 2023 espera que sean de 9,3 y 18 millones de euros, respectivamente.

En cuanto a la ratio del resultado bruto de explotación (Ebitda) respecto a los ingresos, Orizon informa de que durante 2020 ha crecido 16 puntos porcentuales, situándose en el 25%, frente al 9% de 2019. Además, la compañía prevé que en 2021 este porcentaje aumente hasta del 28%.

Asimismo, destaca que ha pasado de contar con 16 profesionales cuando arrancó en 2019 hasta los 35 actuales. La empresa añade que, a pesar de la dificultad que representa la incorporación de personal en el entorno de las Tecnologías de la Información (TI) por la escasez de profesionales cualificados, prevé seguir creando puestos de trabajo y disponer de un equipo de entorno a 100 profesionales en 2022.

Por otro lado, Orizon, que ya ha invertido dos millones de euros en el desarrollo de su tecnología BOA, prevé una inversión de 500.000 euros durante 2021 para «incrementar la capacidad de automatización de la solución mediante el uso de Inteligencia Artificial (IA) y algoritmos». El objetivo de la compañía es elevar hasta en un 50% la detección automática y sin intervención humana de errores durante este año.

INTERNACIONALIZACIÓN

Por otro lado, Orizon informa de que continuará la internacionalización de su actividad durante este ejercicio, básicamente en Latinoamérica, zona geográfica en la que ya ha comenzado a operar en Colombia y en Brasil. En este sentido, prevé que el 20% de su facturación provenga del exterior durante este ejercicio.

El consejero delegado de Orizon, Ángel Pineda, ha remarcado que el Covid-19 ha convertido a la tecnología en el eje de muchas organizaciones para sobrevivir, pero también para responder a las nuevas demandas de sus clientes, «y este ha sido el caso del sector financiero que tiene ante sí el escollo de su digitalización».

«El factor tiempo para acometer este proceso es un elemento angustioso porque ya no lo hay para ver si las cosas funcionan o no. Hay que acertar, afinar y asegurar que todo el entramado tecnológico cumple su función tal y como se espera y es precisamente esta necesidad la que provoca que nuestra tecnología resulte imprescindible porque, además de robusta, es muy sencilla de poner en marcha y da resultados desde el primer momento», ha resaltado.