Quantcast

Castilla y León analiza su plan de desescalada, que será por provincias

El vicepresidente y portavoz la Junta de Castilla y León y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, avanzó el viernes que el Gobierno regional considera «oportuno» abordar el proceso de desescalada de las actuales medidas restrictivas con motivo de la pandemia de COVID-19 por provincias y comenzar en las que tengan menos de un 25 por ciento de ocupación en las UCI por pacientes con coronavirus.

Así lo apuntó Igea tras una reunión telemática que ha mantenido, acompañado por los consejeros de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, y de Cultura y Turismo, Javier Ortega, con representantes de los sectores de la hostelería, el turismo, la gran distribución y de las instalaciones deportivas para exponer y recabar su opinión sobre la propuesta de desescalada que será sometida a consideración en el Consejo de Gobierno extraordinario de la Junta que se celebrará este lunes.

Según explicó el vicepresidente en declaraciones remitidas a los medios de comunicación, la intención «inicial», ya que se debe debatir este lunes en el Consejo de Gobierno, es arrancar el proceso de desescalada si se consigue «un grado de desocupación en las unidades de cuidados intensivos» junto con la incidencia acumulada del COVID-19 y así se comenzará en las provincias que tengan menos del 25 por ciento de las camas UCI ocupadas por pacientes con el virus.

Según las cifras ofrecidas la Junta de Castilla y León en su portal de Datos Abiertos, la única provincia que cumplía dicho criterio el viernes era Ávila, con las UCI ocupadas al 22,2 por ciento, mientras que estaría cerca Salamanca, al 29,7 por ciento.

Con la evolución que muestran los indicadores, la Junta considera oportuno realizar la desescalada por provincias, en fases de 14 días y siempre de manera gradual. Eso sí, aunque las fases duren dos semanas, cada lunes se podrán sumar nuevas provincias al proceso.

El motivo de ello es «poder evaluar su impacto, que el levantamiento no produce un incremento de la incidencia» e «ir aliviando las medidas de acuerdo al semáforo», con la «necesidad de ser cautelosos, dar todos los pasos de la desescalada en todos los niveles de restricciones, sin saltar un paso», con el objetivo de que no ocurra lo que sucedió las pasadas navidades.

Así, según Igea, las decisiones que se anuncien este lunes, que no ha detallado a qué sectores o medidas afectarán, entrarán en vigor de cara al siguiente fin de semana y el lunes 8 y los sucesivos se podrán sumar más provincias con alivio de medidas.

En cualquier caso, el vicepresidente de la Junta ha matizado también que esperan la decisión del Consejo Interterritorial de Salud al que han propuesto que se establezcan medidas «unitarias» para todas las comunidades, de lo cual podría derivarse un cambio en los planteamientos del Gobierno castellanoleonés.

Por otro lado, el vicepresidente apuntó a los sectores con los que se ha reunido la intención de mantener el confinamiento perimetral de la Comunidad para «no repetir los errores del verano y las navidades» y «no considerar ésto como un periodo vacacional más». Este punto, ha reconocido Igea, se ha entendido mayoritariamente si bien alguno de los sectores ha expresado su «reticencia».

CIERRE DE ACTIVIDAD A QUIEN INCUMPLA

Asimismo, comunicó la intención del Gobierno regional de «endurecer» el régimen sancionador y poder incluir entre las sanciones el cierre preventivo de aquellos establecimientos que incumplan las normas fundamentales. «Es importante para todos que no se permita la actividad de aquellos que incumplan y pongan en riesgo a los cumplidores así como la salud de todos», aseveró.

En este sentido, Francisco Igea también indicó que desde el comité de crisis se ha trasladado a la Dirección General de Salud Pública la necesidad de realizar un estudio específico de las restricciones que afectan a estos sectores para, en consecuencia, poder realizar cambios en el proceso de desescalada.

En el encuentro mantenido los sectores citados estuvieron representados por la Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León, la Asociación de empresarios de alojamientos turísticos de Castilla y León, la Asociación nacional de grandes empresas de distribución (ANGED), la Asociación española de centros y parques comerciales (AECC), la Federación nacional de empresarios de instalaciones deportivas (FNEID), Federación de empresarios de centros deportivos de Castilla y León y la Agrupación de centros de pilates de Castilla y León.