Quantcast

Parque Jurásico: los dinosaurios que más infartos te producirían

Decir que Parque Jurásico fue la culpable de que a todos los niños de los 80 se les despertara una fiebre por la paleontología no es descabellado. Y es que antes de esa película, los dinosaurios eran unos seres de los que teníamos poco conocimiento. Eran los antepasados de los animales actuales que se extinguieron por un meteorito, pero poco más. Pero gracias a Spielberg y su película, pasaron a ser unos animales extintos fascinantes. Gracias a Parque Jurásico, todo niño quería tener un fósil de estos saurios o un ámbar con mosquito dentro.

Y sabemos que a día de hoy es imposible todavía realizar la idea que la película proponía. A partir de ADN recogido en la sangre de los mosquitos que están conservados en el ámbar, realizar experimentos para revivir a estos majestuosos seres. Sería el sueño de muchos y el negocio de otros. Y seguro que acabaría como en las películas. Y claro, con tanto dinosaurio suelto por Parque Jurásico, muchos humanos morían. Vamos a ver los saurios que más nos han asustando en todas las películas. No nos olvidaremos ni del T-Rex ni de los velociraptores, pero verás muchos otros que te hicieron sentir escalofríos cuando viste la peli de pequeño.

Pteranodon

Parque Jurásico: los dinosaurios que más infartos te producirían

Los Pteteranodones aparecieron en la segunda y en la tercera película. Incluso en ellas había una jaula especial para ellos. A partir de este saurio, los protagonistas empiezan a entender, en la peli, que los pájaros proceden de los dinosaurios.

Donde realmente toma protagonismo el Pteranodon es el la nueva saga de Parque Jurásico, concretamente en Jurassic World. Como si se tratara de una película de Hitchcock, estos atacaban cual pájaros enfurecidos y se llevaban a las personas en sus garras.

En la realidad, los fósiles de estos dinosaurios se han encontrado esparcidos a lo largo de los Estados Unidos. Su comida favorita eran los peces, eso es lo que se ha encontrado en sus estómagos fosilizados. Y podían llegar a medir hasta 7 metros de envergadura.