Quantcast

Todo lo que debes saber sobre las cirugías de alargamiento y engrosamiento del pene

Las cirugías de alargamiento y engrosamiento de pene tienen como objetivo aumentar el miembro en longitud y grosor. Tanto el engrosamiento del pene como el alargamiento son operaciones ligadas, es decir, se hacen las dos al mismo tiempo.

La técnica habitual para esta operación se llama EEP (Enlarge of the Erectile Penis) y logra el aumento de tamaño en reposo y en erección.

Pero, ¿cómo lo consigue? Gracias a tres aspectos claves: se libera el ligamento suspensorio del pene, se aporta piel sana obteniendo mayor longitud y se realiza una lipotransferencia de células madre parenquimatosas para aumentar el groso. También, se puede lograr el aumento con prótesis internas.

Hoy, se va a dedicar el artículo a conocer, en profundidad, todo lo que rodea a una cirugía de alargamiento y engrosamiento de pene.

¿Cómo se realiza una operación de alargamiento y engrosamiento del pene?

Lo primero que se debe saber antes de cualquier cirugía de este tipo es la anatomía del pene. Ésta tiene una parte externa visible y otra parte interna.

No obstante, la cirugía se centra en aumentar el tamaño de la parte externa. Para lograrlo, se tienen en cuentan tres componentes: el cuerpo del pene, la piel y las células madre.

Los especialistas afirman que actuar sobre el miembro en sí, sin hacerlo sobre la piel, dará lugar a resultados poco exitosos: se aumenta el contenido, pero no el contenedor. Las células madre, como se ha comentado anteriormente, se utilizan para aumentar el grosor del pene.

Así, el paso a paso de la cirugía se da la siguiente forma:

En primer lugar, se libera, de forma parcial, el ligamento suspensorio del pubis con el fin de que la parte oculta del pene puede desplazarse hacia fuera y verse en el exterior.

En esta parte, para evitar que se pierda el aumento alcanzado, se interpone tejido muscular del propio paciente logrando que, esa parte desplazada hacia fuera, no vuelva a la interior posición.

También, se lleva a cabo una transferencia de tejido, procedente del abdomen y que se obtiene desde la base del pene, para empujar todavía más el miembro hacia fuera. Estas técnicas logran que sea más visible.

En segundo lugar, se suele hacer una liposucción de pubis, es decir, si el paciente tiene exceso de peso, se elimina piel sobrando del pubis para hacer más visible el miembro. Si el paciente es delgado, la liposucción puede servir para movilizar bien el tejido cutáneo.

En este aspecto, la cicatriz para el alargamiento tiene una forma de “Y” y se realiza en la base del pene. Así, por un lado, se realiza una incisión con forma de “V” para después convertirla en “Y” para lograr aumentar la longitud.

Con esta técnica EEP se puede evitar el uso de suspensorios o pesas en el miembro tras la operación. Únicamente se utilizarán si no se ha podido aumentar el miembro con piel en la técnica que hemos explicado arriba.

El alargamiento que se obtiene con el uso de la piel es definitivo y no se retrae con el tiempo. Y, además, la ventaja es que se observa el aumento tanto con el miembro en reposo como en erección.

Otros sistemas como los de tracción pueden llevar a la disminución potencial eréctil del pene, ya que se rompe el límite elástico de la piel de la zona. Además, pueden llegar a producir necrosis en el glande., dando lugar a menos sensibilidad de la zona.

En tercer lugar, se lleva a cabo, en la misma operación, el engrosamiento del pene. El objetivo es aumentar el diámetro del mismo de forma equitativa a lo largo del miembro. Para conseguirlo existen diferentes opciones:

Por un lado, el uso de células madre y células adipocitarias. Es la técnica más utilizado y consiste en extraer estas células e infiltrarlas en el miembro. Lo habitual es infiltrara alrededor de 40 y 70 centímetros cúbicos. Con esta cantidad, el diámetro del pene puede lograr una circunferencia de 25 a 50 centímetros cúbicos.

Las infiltraciones se realizan en las fascias peneanas para evitar regiones abultadas. ¡Nunca se tienen que hacer estas infiltraciones bajo la piel!

Por otro lado, el empleo de matrices dérmicas. Esta técnica se basa en la colocación de estas matrices entre la piel y el cuerpo del pene. Así, se logra también un aumento del volumen de alrededor.

Para terminar, cabe conocer que la operación se realiza sin ingreso y con anestesia epidural. En este sentido, se trata de un postoperatorio sencillo. Lo más importante es evitar esfuerzo durante toda la primera semana tras la operación y, además, mantener una abstinencia sexual durante, al menos, un mes. En cuanto al ejercicio físico, se recomienda empezarlos 15 días después de la cirugía.

En términos generales, esto es todo lo que debes saber sobre alargamiento y engrosamiento del pene.