Quantcast

Por qué las mascarillas quirúrgicas no sirven contra la variante inglesa del Covid-19

El coronavirus está mutando, y por este motivo vamos a ver por qué las mascarillas quirúrgicas no sirven contra la variante inglesa del Covid-19. Desde hace tiempo, es bien sabido por todos que las mascarillas más indicadas para estar en concentraciones mayores de gente, como pueden ser los transportes públicos o los centros comerciales, son las quirúrgicas y las FFP2. En nuestro país también están permitidas las mascarillas de tela, aunque en países como Austria, Francia o Alemania ya se ha hecho obligatorio llevar las mascarillas FFP2 en lugares con gran afluencia de gente. Con la nueva variante británica del coronavirus, que parece ser mucho más contagiosa y peligrosa, ha surgido la duda de si tanto las mascarillas quirúrgicas como las de tela sirven para ayudar a frenar los contagios.

Vamos a ver algo más sobre las mascarillas y por qué parece ser que las quirúrgicas no funcionan frente a la variante inglesa del Covid-19:

¿Qué sabemos sobre la variante británica?

¿Qué mascarillas debemos usar?

La creciente extensión de la nueva cepa británica del coronavirus, y también de la variante sudafricana, ha hecho que se eleven algunas voces en el mundo que dicen que la mascarilla FFP2 es la que debe ser obligatoria para protegernos. Por un lado, el ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, ha dicho que no se deben utilizar mascarillas con una eficacia de filtrado inferior al 90%, y pide que se dejen de usar las de tela y las higiénicas. La canciller alemana Angela Merkel añade que las mascarillas quirúrgicas y las FFP2 se deben usar para entrar en comercios y en el transporte público.

¿Y qué dice la Organización Mundial de la Salud? La OMS dice que la cepa británica tiene mayor poder de propagación, y el director de Emergencias Sanitarias, Mike Ryan, aseguró que la situación epidemiológica actual “está complicándose debido a las variantes”. Ryan dijo que la variante británica está presente en 58 países mientras que la sudafricana en 22.

Lo que más preocupa a la OMS es que las infraestructuras sanitarias de muchos países se estén colapsando y no puedan sufrir el envite de las nuevas cepas. Desde la OMS también dicen que las vacunas existentes parecen proteger frente a la variante británica de coronavirus, pero aún está en estudio profundo.