Quantcast

Cómo hacer unas tostadas de boniato ideales para tu dieta

El boniato o batata sigue recordando a cuando el abuelo asaba a las brasas de la lumbre para cenar en las noches más frías de invierno. Pero este humilde tubérculo es hoy uno de los vegetales de moda como alternativa low carb saludable y nutritiva en platos dulces y salados. Las tostas o tostadas de este alimento no se pueden comparar a un buen pan de calidad, pero también pueden ser un bocado delicioso y rico para una dieta buena.

La idea es simple: cortar rebanadas de este tubérculo para cocinarlas en el horno, a la plancha o incluso en el tostador, y usarlas como base de todo lo que se nos ocurra. Dependiendo del tamaño y los ingredientes podemos convertir las tostadas en desayuno, brunch, almuerzo, merienda o cena, incluso postre. Aguacate, hummus y queso de cabra también se pueden unir a este tipo de comidas.

Preparación del boniato

Horno

Es difícil lograr que el boniato quede crujiente como el pan tostado; eso hay que aceptarlo ya de entrada. No suele haber resultados satisfactorios con el tostador, así que recurre al horno para cocinar las rebanadas a mi gusto. Dejando que se tuesten un poco los bordes logramos un toque más crujiente y mejor sabor, pero hay que vigilar que el centro quede firme para no desmontarse al sujetar cada pieza con las manos.

Precalentar el horno a 180º grados y preparar una bandeja o fuente. Lavar y secar bien el boniato -o boniatos- y cepillar la piel o, directamente, pelarlos. Con un buen cuchillo, cortar rebanadas de unos 5-6 mm de grosor, procurando sacar porciones anchas. Pintar con aceite de oliva y salpimentar muy ligeramente, por ambas caras. Hornear durante 10 minutos o hasta que empiecen a tostarse, dar la vuelta y continuar horneando hasta que estén al punto deseado, entre 10 y 20 minutos más.