Quantcast

Por qué deberías dejar de respirar por la boca

Parece incluso raro de leer, ninguna persona respira normalmente y queriendo por la boca, pero sí lo hacemos, y vamos a ver por qué deberías dejar de respirar por la boca. Un libro publicado por el periodista James Nestor nos trae una revelación bastante curiosa, y es que sin importar nuestra edad o condición física, nuestra salud depende esencialmente de la manera en que respiramos, y parece ser que lo estamos haciendo mal. Con la explosión de la pandemia de Covid-19, el tema de la respiración se ha convertido en algo muy de moda, y por ello es más importante que nunca, ya que la mascarilla denota muchas de las dificultades que tenemos al respirar y al hacerlo mal. Por ello, vamos a ver qué propone este periodista estadounidense.  

Este libro llamado Respira, retrata un experimento en el que participó su autor, realizado por la Universidad de Stanford, durante 20 días. El estudio quería poner a prueba la importancia de respirar por la nariz o por la boca y si hacerlo por un lado u otro tenía consecuencias. Las tiene y muchas, como retrata el autor en el libro.

Vamos a ver algo más sobre el autor y sobre su objeto de estudio:

James Nestor

James Nestor ha estudiado el hecho de respirar por la boca

James Nestor es un periodista de investigación que escribe para medios importantes como por ejemplo The New York Times, además de ser colaborador en programas de televisión. Es autor de varias obras literarias como Deep, que fue calificado como el libro de ciencia del año por Amazon y finalista del premio PEN/ESPN.

Ha publicado un libro llamado Respira, que ha supuesto un éxito enorme en Estados Unidos con más de medio millón de ejemplares vendidos. Ahora, el libro se publica en España. En el libro, Nestor escribe fascinado sobre un tema tan normal pero tan difícil como la respiración. Nestor recoge años de estudio de otros científicos y llega a declarar cómo sería la “respiración perfecta”. Dicha respiración sería de la siguiente manera: la cantidad óptima de aire que deberíamos ingerir en reposo por minuto es de 5,5 litros. La frecuencia respiratoria óptima es de unas 5,5 respiraciones por minuto. Esto supone inhalaciones de 5,5 segundos y exhalaciones de 5,5 segundos. Esta es la respiración perfecta.