Quantcast

Qué es la dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica es aquella que se centra en buscar el equilibrio entre lo emocional y lo espiritual. Esta dieta va orientada a equilibrar todos los niveles emocionales y físicos para vivir en armonía.

Lea TAMBIÉN: QUÉ ES EL STORYTELLING DE UNA MARCA

La dieta macrobiótica busca que el ser humano mantenga el equilibrio entre cuerpo y mente y aunque muchos aseguran que es beneficioso, otros no están del todo seguros.

Se dice que la dieta macrobiótica está incluida dentro de un sistema religioso fundado por George Ohsawa. Esta propone una alimentación que tiende al veganismo y donde los alimentos se dividen en Yin y Yang, siendo estos últimos los que se debe limitar dentro y en los que se incluye carnes de todo tipo, aves, café, y comidas saladas.

La división de alimentos no obedece a nutrientes, tal como lo hacen otras dietas, sino a la actividad en el universo según la filosofía oriental.

Del equilibrio entre alimentos yin y yang, depende el equilibrio que brinda una dieta adecuada y que permite el logro de bienestar físico y emocional.

Dieta macrobiótica, un tema controversial

Dieta macrobiótica, un tema controversial

La dieta macrobiótica no permite el uso de alimentos procesados o de origen industrial, así como tampoco de hierbas y especias varias. Tampoco determinadas hortalizas como tomates, berenjena y patatas.

En las propuestas más severas de dieta macrobiótica puede además, restringirse el agua que se consume a diario.

Muchos son los que tildan la dieta macrobiótica de excesiva y cero saludable. Además de ser una régimen alimenticio demasiado restrictivo es demasiado exótico al mismo tiempo.

Para otros, la dieta macrobiótica es potencialmente saludable ya que es una dieta limitada y desde luego el principio es eliminar alimentos de origen animal. Lo que propicia una ingesta de frutas y verduras por lo tanto la reducción de calorías consumidas es significativa.

Asimismo la propuesta de eliminar procesados y ultraprocesados puede contribuir a reducir sustancias nocivas como harinas refinadas y azúcares añadidos, grasas trans, aceite de palma y sodio que en exceso pueden perjudicar la salud.

Los alimentos de origen natural, libres de tóxicos, abonos químicos y pesticidas serían los únicos permitidos, por lo que complejidad de encontrar en las grandes ciudades estos alimentos aumenta.

Por ello muchos son los que aseguran que dicha dieta puede ser incluso hasta peligrosa debido al régimen y al extremismo del que parte. Aunque otro dicen que funciona, para algunos solo es un método cero saludable y beneficioso.

¿Qué está prohibido en la dieta macrobiótica?

¿Qué está prohibido en la dieta macrobiótica?

Uno de los peligros de esta dieta es la deshidratación, ya que beber sólo se podría hacer ante mucha sed, y no siempre.

Además, están prohibidas:

  • las carnes rojas
  • las grasas animales
  • los productos lácteos
  • los azúcares
  • los tomates
  • las berenjenas
  • las patatas
  • las frutas tropicales
  • los zumos
  • los condimentos y las especias fuertes y picantes
  • alimentos refinados
  • los alimentos cultivados con abonos químicos
  • los alimentos con conservantes y colorantes añadidos

¿Es un riesgo?

¿Es un riesgo?

La dieta macrobiótica tiene un fuerte componente espiritual y religioso que se basa es la restricción de alimentos de origen animal y todo lo que derive de la industria.

Una dieta que de hecho supone estrés en el organismo de quien la practique y ponga en riesgo la salud.

De acuerdo a una investigación para The American Journal of Clinical Nutrition, la dieta macrobiótica en niños puedes ocasionar retraso en el crecimiento físico. Además también afecta en el desarrollo psicomotor, al ser deficitaria en proteínas, calcio, hierro, vitamina B 12, vitamina D y vitaminas del complejo B.

Si bien una planificación podría ser clave, la realidad es que en alternativas más estrictas la dieta macrobiótica sólo se basa en cereales y sólo con este alimento no es posible lograr una alimentación equilibrada.

El déficit de proteínas, calcio y vitamina D también puede condicionar la salud ósea y ello puede incrementar el riesgo de sufrir osteoporosis y fracturas.

La dieta microbiótica además podría incrementar el riesgo de sufrir carencia de vitamina B 12 así como de hierro. Por lo que puede ser la causante de anemias nutricionales y con éstas, problemas más severos y mayor riesgo de sufrir infecciones.

Problemas

Debido a la disminución de absorción de los pocos minerales que puedan estar presentes en los alimentos, sobre todo de calcio y hierro, pueden aparecer enfermedades como:

  • Anemia: falta de hierro debido a la escasa y nula ingesta de alimentos animales y del excesivo consumo de cereales.
  • Escorbuto: esto como consecuencia a la falta de vitamina C.
  • Hipoproteinemia: es el déficit de proteínas tanto en calidad como en cantidad.
  • Hipocalcemia: es aquel déficit de calcio como consecuencia del insuficiente consumo de productos lácteos y derivados. Favorece la aparición de osteoporosis a largo plazo.
  • Deshidratación: la restricción de agua puede dar complicaciones pudiendo llegar a alterar la pérdida de la función renal.

Se dice que no es una dieta recomendable ni apta para todos, por ello consulte a un nutricionista antes de iniciar un régimen alimentario.