Quantcast

Cómo andar con tacones sin acabar quitándotelos a los 30 minutos

Un famoso diseñador decía que los zapatos planos hacen a la mujer caminar como un reno. Con estas declaraciones, cualquiera se replantea su uso. Lo cierto es que, independientemente de quien lo diga, no hay zapato que estilice más la figura y te haga verte mejor todavía que unos buenos tacones. Y a mayor altura, mayor deseo de poseerlos, invade. Pero todo lo positivo que guarda lucir unos es equiparable al dolor y a la incomodidad que provoca en los pies. De ahí el amor-odio que se siente por el mejor compañero de los looks de fiesta.

¿Te cuesta mucho aguantarlos durante una noche? ¿Te hacen rozaduras y estás aterrada por si te vuelven a hacer daño la próxima vez que te los pongas? Antes de subirte a un par de ellos y lanzarte a la aventura de la noche, debes tener en cuenta estos tips que te ayudarán a sufrir un poquito menos.

No te pongas tacones nuevos

Cómo andar con tacones sin acabar quitándotelos a los 30 minutos

Si no estás acostumbrada a llevar tacones, no te pongas unos nuevos y altísimos para una fiesta por primera vez. No aguantarás ni media hora, estarás incómoda desde el principio y el dolor será insoportable. Opta por algo más cómodo como unos tacones de unos 5 o 6 centímetros como mucho.

O incluso menos si te decantas por unos, los de 3 centímetros son la altura perfecta. Te proponemos también unos tacones anchos y la comodidad estará más que garantizada.

Ensaya en casa

Cómo andar con tacones sin acabar quitándotelos a los 30 minutos

En caso de que no te quede más remedio que llevar unos tacones altísimos, intenta ensayar desde una semana antes al evento en casa. El pie se tiene que acostumbrar a una nueva forma de caminar que difiere mucho a ir sobre plano.

Practica siempre que estés en casa y, a ser posible, con el mismo tipo de pantis que vayas a llevar el día que te los pongas. Al final es un poco de práctica para que tu pie se pueda acostumbrar y así no sufra tanto.

Camina con los tacones

Camina

Estando de pie sin moverte durante mucho tiempo es la forma en la que los pies duelen más. Si estás en un cóctel y no en una cena con mesas y sillas intenta caminar de cuando en cuando, o hacer pequeños descansos sentándote siempre que puedas.

El modelo que más favorece y alarga la pierna es el tacón de aguja, con todo el empeine al aire. También es el más incómodo porque tienes que hacer un poco de fuerza con el pie para sujetar el zapato. Opta mejor por diseños que se enganchan al tobillo con una pulsera.

Tallas más grandes

Cómo andar con tacones sin acabar quitándotelos a los 30 minutos

Los zapatos de tacón que te están ligeramente grandes pueden ser más cómodos. Lleva una talla más para evitar rozaduras y ampollas en los talones si el pie se hincha. Así, seguro que puedes con ello.

Piensa en las cuñas como una buena opción si no puedes soportar los tacones altos. Con estas, a pesar de que se puede elevar muchísimo el talón, la superficie de apoyo del pie es mayor por lo que las molestias son menores y aparecen más tarde.

Plataformas y almohadillas

Dolor

Tampoco te olvides de las plataformas: un par de centímetros más en la suela te puede permitir llevar un tacón más cómodo de unos 7 centímetros que, en realidad, equivalen a 9. Desde hace años, existen en el mercado unas útiles almohadillas que se colocan en la suela del pie, al comienzo de los dedos.

Están creadas para aliviar la presión de todo el peso del cuerpo en esa zona y, si bien no son milagrosas, sí que son una gran solución. Llévalas siempre en tu bolso y utilízalas cuando empieces a notar dolor. También puedes llevar medias antideslizantes. Es importantísimo tener los pies bien hidratados para evitar las odiadas rozaduras. Un remedio casero ­y muy muy eficaz es untar una crema hidratante en el interior del zapato para que ablande el material.

Y siguiendo en la línea de lo casero, otro tip muy útil es introducir dos bolsas de agua en el zapato y directo al congelador. Una vez congelada el agua, hará que el zapato se ensanche un poco más. También se puede realizar con bolas de papel de periódico.

Por último, utiliza, en la medida de lo posible, tacones de tejidos cómodos. Mucha gente adora los tacones de PVC, un material similar al plástico que distribuye el peso por todo el pie y hace que este no se resbale.

Los tacones perfectos

Cómo andar con tacones sin acabar quitándotelos a los 30 minutos

Para empezar, recuerda que es mejor aumentar la altura de tus tacones de forma gradual. Si siempre optabas por zapatos planos y lucías tus sneakers con orgullo, no te hagas con unos stilettos de 10 cm porque no podrás caminar con ellos y dañarás tus pies.

Siempre opta por el tamaño adecuado y no exageres con la altura. Recuerda que unos tacones con plataforma siempre serán más cómodos, sobre todo si no estás acostumbrada a caminar con tacones. Y durante el verano, apuesta por unas alpargatas de cuña.

A la hora de caminar con tacones, la espalda recta es la clave. Apoya primero el talón y después la punta de los pies y no dobles las rodillas más de lo habitual. Camina sobre una línea imaginaria, pero nunca vayas mirando a tus pies.

Relaja las rodillas y caderas y ten en cuenta que una mala postura repercute en las rodillas, las caderas y la espalda. Así que antes de estrenar tus zapatos de tacón nuevos, póntelos en casa. Porque al final, todo es cuestión de práctica.